Tag Archives: I-Wayne

Post

Capítulo 26: 2013 on its best. Reggae Revival Movement

Posted on 20 Diciembre 2013 in General by lupo

Termina el año. Vuelve tus oídos a la patria, a Jamaica. Land of our fathers. Algo ¿nuevo? está surgiendo. Una ¿nueva? espiritualidad de los hijos de los hijos de nuestros padres. Jóvenes en el entorno de los 25 reclaman su histórico legado, reclaman repatriación y reparación con determinación. El regreso a una vida natural, a tocar con músicos, aunque produzcan digital. Pero también tienen blackberrys y se conectan con Internet. Saben del movimiento global de protesta “Occupy” y como tu están hartos de los “politricks”. Son jóvenes de hoy con la sabiduría del ayer. Y con tan poco tiempo y en un mercado tan competitivo como el jamaicano, han conseguido durante 2013 llamar la atención de los oyentes más inquietos de la música jamaicana en todo el mundo, saturados de repetitivas novedades de dancehall hedonista. Son nombres como Protoje, Chronixx o Kabaka Pyramid que ahora todos los aficionados conocen. Incluso vinieron de visita en el pasado Rototom. Y lo llaman “Reggae Revival”. Pero detrás de la etiqueta hay más, mucho más. Para saber si es una moda pasajera o una mera ilusión mediática para consumo internacional, he chequeado a su principal ideólogo, el agitador de conciencias Dutty Bookman. Pasa, pasa, antes de que se desvanezca, y te contamos porque este meneo es el más importante surgido desde Jamaica en mucho tiempo. El que muchos estábamos esperando.

reggae-revival

En Enero de 2012, recién vuelto de Kingston para el inicio del rodaje del documental “Songs of Redemption” escribí en el capítulo 14 de este mismo blog “¿Qué queda del Trenchtown Rock?”  Algo está cambiando poco a poco bajo la estridencia de los altavoces. Me lo dicen las señales, están en las palabras de los amigos de Serano Walker (Wuss International) en una esquina de See View Gardens (el gueto de Bounty Killer, al lado de Riverton). Están en el cansancio en las voces de Jah Vinci e I-Octane cuando cantan “Reality”, en la positividad de tantas producciones del gran Di Genius McGregor y hasta en el gusto por el r&b americano que ha inundado el gueto, por el que Jah Cure busca a R. Kelly para que le haga featurings (“World Cry”). La receta del amor es universal y siempre se hace hueco, incluso entre la sangre y el hambre. Pero el amor rasta, el amor rasta de los elders, ese, tiene que volver a las trincheras para vencer: “Rise fallen fighters!. Rise and take your stance again” (“Heathen”. Bob Marley)”.

Casi 2 años después mis sospechas de entonces, percibidas en el aire sucio y ruidoso de la gran ciudad, se han confirmado. Poco a poco esos vídeos de los nuevos artistas de la segunda década del siglo XXI, con tantas referencias a la vida en el campo, al livity y la repatriación, a las enseñanzas rastas, que han cogido el relevo del mensaje de otros artistas más antiguos que se mantienen en el tiempo como I-Wayne, Kiddus-I y su sonoro regreso este año con el álbum “Topsy, Turvy World” de la mano de algunos antiguos Wailers o como Midnite, han cristalizado en un movimiento colectivo que incluso se promociona ya por el mundo, pero que también ha comenzado a permear la dinámica interna del negocio musical en la Isla.

Ya habíamos visto antes girar de cuando en cuando sus oídos al pasado, a artistas punteros del momento como el mismísimo Konshens. También habíamos asistido a la cada vez mayor proyección local e internacional de bandas, sí grupos musicales, costumbre que ya creíamos desaparecida en la Isla, como Dubtonic Krew, Rootz Underground o sobre todo los resplandecientes Ragin’ Fyah y su puesta de largo en 2012 con su álbum “Judgment Day”, tan Third World style. Y por supuesto habíamos asistido al ascenso meteórico en la Isla (y fuera de ella) de Protoje y Chronixx, los dos nuevos Golden Boyz del nuevo reggae jamaicano.

Así que no resultó tan extraño que este pasado verano, en todos los chiringuitos playeros del planeta, casi en cada mixtape, el riddim “Honey Pot” del pequeño sello Silly Walk Discotheque lo petara como si de un lanzamiento multinacional de Damian Marley se tratara. Si se revisa la nómina, se ve que muchos de ellos repiten conjuntamente en otros riddims del año en eso de resucitar sentimiento y mensaje rasta: Kabaka Pyramid con Exco Levy, Jah 9, Ginjah y su “Sweet Killah”, Torch y su “Good Reggae Music” como declaración de intenciones, un ya no tan nuevo Lutan Fyah y por supuesto el mago de oz Chronixx con su super-hit “Smile Jamaica”.

Juntos o por separado a muchos de ellos se les ha podido ver batiéndose el cobre con otros más o menos veteranos en riddims como en el “Overdue” de Dean Fraser, en el “In a rub a dub Style” o en el “Selassie I Way” con Tarrus Riley, Pressure, o I-Octane y Jah Cure, “Street of Gold” o “Free Spirit” con Romain Virgo, Duane Stephenson o los mismísimos Busy Signal o Khago (sí, has leído bien) por no citar otro super-riddim del año, el “Digital Love” donde aparecen nombres de la escena jamaicana más consolidada como Queen Ifrica, Chuck Fenda, Million Stylez o el propio Virgo, junto al Chronixx de “Access Granted” o Iba Mahr con su celebrado “Let Jah lead the way”.

O sea que la penetración e influencia de estos jóvenes y su arrastre de otros artistas más consolidados en la Isla ha sido indiscutible durante 2013. Me arriesgo más, yo diría que incluso en los títulos y letras de la propia escena dancehall, las referencias empiezan a calar cada vez más, aunque el formato musical siga todavía anclado en el registro de la tecnología terminal. Por ejemplo en 2013 aparece un tipo llamado G-Maffiah, seguramente seguidor de Mavado que empieza un título llamado “Buss my Bible” con un canto de Allelujah. Insólito hasta ahora, estas referencias en el dancehall. O canta en “Protect my Soul” una lyric tan consciente que no parece propia de un riddim dancehall, además ralentizado. Así que los nuevos aires no están pasando desapercibidos en un ningún rincón de la Isla, mientras Vybz Kartel sale o no vivo de su eterno segundo juicio.

Ya hemos visto en España que Protoje puede defender con mayor o menor resultado artístico su repertorio con su banda de directo, que Chronixx hace lo propio una semana y otra también en las veladas del “Jahmnesia” en Bull Bay o del “Wicky Wacky” en la playa a las afueras de Kingston. ¿Pero esta etiqueta con la que los nuevos aires se simbolizan en todo el mundo bajo el término “Reggae Revival” es un mero hype de un astuto promotor para facilitar la carrera de 4 ó 5 músicos amigos, o es un verdadero cambio de chip en Jamaica, colectivo y duradero, que trascienda a unos cuantos singles de éxito?. ¿De dónde sale la idea, por qué ahora, a cuantos artistas afecta?.

Demasiadas preguntas para tratar de averiguarlo directamente con los artistas, generalmente más ocupados en sus propias carreras, así que nos dirigimos directamente a su más conocido ideólogo, Dutty Bookman, escritor revolucionario (“Tried & True: Revelations of a Rebellious Youth”), activista de derechos civiles en el terreno (fundador de la ONG “Manifesto JA”) y anfitrión en 2011 de uno de los shows radiofónicos más transformadores que se recuerdan (“Reasoning” en la cadena “News Talk”) hasta que se mudó a Washington D.C., donde actualmente vive, este ingeniero aero-espacial por la Universidad de Florida, está comprometido en una batalla personal por la revolución de los más jóvenes a través de las enseñanzas del pasado, desde su propio blog “Duttyism.com”.

“Yo quería una discusión nacional para que el pueblo de Jamaica se diera cuenta de que la revolución estaba empezando a calar entre los jóvenes. Esto nunca tuvo nada que ver con la industria de la música reggae, sino que usamos la música porque es algo de lo que todo el mundo quiere hablar. De hecho, el término que yo ofrecí a la comunidad fue “Jamaican Revival”, pero alguien lo cambió por “Reggae Revival” y se quedó. Ví que era más fácil de retener y continué llamándolo así porque para mí, era claramente el deseo de Jah. Reggae Revival es el espíritu de los tiempos”. 

dutty-bookman-reggae-revival-2014

“¿Por qué ahora?. Hay muchos otros artistas que nos han servido de inspiración y aún siguen en activo, y a los que debemos estar agradecidos. Pero, es solo que el momento es diferente para los que ahora están emergiendo, a los que daremos un poco más de atención en el radar de Reggae Revival. No le falto al respeto a nadie si digo que basta mirar al resto del mundo para comprobar la energía de la gente joven. La Primavera Árabe. Occupy Wall Street. Reggae Revival. Todos ellos envuelven una energía joven y un activismo en una época de mayor comunicación global y colaboración. Nosotros siempre construimos sobre los hombros de nuestros predecesores. No hay SEPARACIÓN para mí. Burn Disunity. La Revolución es un proceso continuo y nuestra Victoria es también la de nuestros mayores. La siguiente generación tiene mucho que hacer y, sin embargo, ellos deciden hacerlo, así que nosotros tendremos que controlar nuestros egos cuando el momento de apoyarlos llegue y les veamos hacer progresos”.

Una filosofía muy cercana a nuestro proyecto local “Reggae is a Mission” en la ACR del que Lalo Flores se sentirá orgulloso. Lástima que el desaparecido J.O.E. (Jah Over Evil), aquella brillante promesa de “Rasta Chant” que versioneaba a Sugar Minnott en “Herbsman Hustlin” no haya vivido para verlo.

Como yo soy de natural escéptico (demasiados kilómetros de carretera a cuestas), le pregunto a bocajarro si esto es solo cosa de 4 músicos amigos (Protoje, Chronixx, Kabaka e Iba-Mahr) como pareció cuando vinieron juntos al Rototom de este año y si eso de recuperar el espíritu rasta va en serio, si existe un vínculo colectivo con órdenes rastafaris o asociaciones panafricanistas, lo que multiplicaría el efecto revolucionario del mensaje, o se trata solo de filias personales de artistas más concentrados en sus carreras individuales, como Iba Mahr el que canta “Great is H.I.M”, que dice estar muy influido por las 12 Tribus de Israel. Es que no me lo acabo de creer del todo, ateo que soy. Pero atención a su respuesta. Pura utopía revolucionaria pero con los pies en el suelo.

“Cuando tu utilizas la palabra “movimiento” para referirte al “Reggae Revival” –me dice-, es cierto, es un hecho contrastado. Las cosas se están moviendo. Eso no significa que se trate de una organización que tiene miembros registrados y que se reúne regularmente para discutir cosas. Los artistas ahora mismo comunican ideas a través de la música y parecen estar focalizados en sus carreras individuales. Lo mismo vale para artistas en otras formas de arte. Mi perspectiva es la del REGGAE COMO CULTURA Y VEHÍCULO PARA LA REVOLUCIÓN. Así que “Reggae Revival” para mí es como decir “Rasta Revival” o “Rasta Revolution”. Creo que la gente está empezando a mirarnos más de cerca para ver si nuestras acciones se corresponden con nuestros mensajes. Sé que el potencial  la intención de hacer grandes trabajos está ahí, pero el hecho es que somos artistas mal pagados por nuestras creaciones. Y me incluyo como escritor, un artista literario. Así que la mayoría de nuestros días la dedicamos a sobrevivir incluso mientras al mismo tiempo estamos siendo altruistas. El propósito de una verdadera unidad es el de conseguir tener más tiempo para darse cuenta de ese potencial. Afortunadamente, veo donde algunos trabajos muy serios están teniendo lugar. La gente está planeando distintas cosas. Stay tunned!. Pero solo pido a la gente que no se limite a esperar y ver, pasando la carga a los artistas, nada más.

The Revival es más grande que la música, más grande que las artes. Es el espíritu de los tiempos, así que incluso las personas que están leyendo tu blog ahora son parte del Reggae Revival solo porque están vivos hoy. Las artes son fuente de inspiración, pero la gente tiene que convertir esa inspiración en acción. La gente tiene que mostrar y demostrar que la inspiración que reciben de todos estos artistas no cae en saco roto. Es posible que si los artistas no ven que sus mensajes positivos se convierten en “livity” positivo en el Planeta Tierra, entonces ellos cambien esos mensajes por otros que ellos piensan que puedan vender. No lo sé. Solo creo que es un toma y dame. Tomar la inspiración y devolverla a través de acciones concretas. Mantener el ciclo girando”.

No le falta razón. Nando García Guereta me cuenta que la última vez que ha visto a Chronixx, le ha visto ya demasiado “hype”. Pero estoy en shock. Me emociona reconocerme en la misma utopía más que musical, cultural, al otro lado del Atlántico, y a través de la música que amo. Somos uno. Es el milagro de la creación musical con mensaje universal. Y Bookman lo tiene. Como otros antes. Pero prudente y humilde huye de la política. Pacto con él que debiera preguntarle a cada artista sobre sus vinculaciones con las órdenes rastafaris, los garveyitas del PPP del abogado Miguel Lorne, o con la UNIA del hijo del ex Presidente JLP, Steve Golding. Demasiado personal para hablar en nombre de todo un colectivo. Y le comprendo.

chronixx-reggae-revival-natty-in-the-red

Con todo, me temo que el débil circuito de música en vivo de la Isla y la competición a que obliga el mercado, en desigualdad de condiciones frente a las baratas producciones digitales del dancehall, condene al fracaso financiero a estas expectativas de renacimiento cultural jamaicano.

“Donde la música interfiere con mi trabajo, le doy un “big up” y la incorporo como lo que representa en este movimiento. Nos gusta la música en directo con soul. Así que incluso en USA y otras partes, hay un aluvión entero de jóvenes virtuosos ahí fuera, como cantó al mundo Richie Spice. La gente “virtuosa”, que entiende, está deseando apoyar eventos donde se muestre ese arte revolucionario. Sabemos lo que cuesta llevar bandas en directo en comparación con un solo artista que actúa sobre cortes pregrabados o lo que sea. Así que pagaremos el precio para tener un buen show que agite y reactive nuestro espíritu revolucionario. Los efectos de los shows en directo en Jamaica (a menudo a precios populares) han dinamizado a los chicos de la clase trabajadora para que hagan cosas cada vez más significativas. Así que ya sabemos que eso puede tener efecto en el mundo entero.”

Pero recuerda que yo odio la separación. Me disgusta en lo que mucho del dancehall se ha convertido porque es muy influyente sobre los jóvenes más inmaduros, así que el dancehall es como la educación de la infancia más temprana. El primer álbum que compré con mi propio dinero fue el “My Xperience” de Bounty Killer. Ahorré el dinero de mi almuerzo para comprarlo. Así que solo pretendo mostrarte que soy un dancehall baby. Mavado fue mi artista favorito en el 2008 sin discusión. Si lees mi libro “Tried & True”, descubrirás como los bailes callejeros eran mi propia Iglesia. Así que “Reggae Revival”, de nuevo, es un espíritu de revolución y Rastafari, que el planeta Tierra necesita ahora y en dosis fuertes. En la música, la vibración del reggae roots es muy importante para eso, pero creo que los buenos mensajes revolucionarios son también importantes en el dancehall, en el hip-hop o donde sea que se escuchen. Protoje y Kabaka y Chronixx son algunos ejemplos de penetración en el dancehall con esta consciencia mientras siguen manteniendo lo suyo en el roots reggae. Sizzla Kalonji, Capleton y otros –por los que le pregunté para comparar con la reaparición de los bobo dread y el estilo singjay en la música jamaicana a mediados de los 90- nos mostraron las posibilidades hace más de una década, así que esto ha estado siendo obvio para mí, I&I”.

Aun así, no lo tengo claro. No termino de pillar que este “Reggae Revival”, estas “modern roots” que se graban generalizadamente con producciones digitales, tengan la acogida internacional que Bookman pretende, entre, precisamente, los que sostienen a nivel universal hoy día los valores del reggae roots, y que no son otros que los seguidores de la Dub Station y la Bass Culture. Fans a los que esas producciones pueden sonar demasiado comercial, demasiado pop, demasiado alejadas del espíritu underground de coffee shop de sótano, en el que se cultiva. Jah Shaka mi seh! desde años ha.

“He estado aprendiendo más y más sobre historia de la música y sus subculturas y pienso en ello a menudo. Recientemente he tenido mis primeras experiencias con Channel One Sound, Iration Steppas y Aba Shanti I. Una sesión de dub es la sesión perfecta para mi espíritu, así que me encuentro a mí mismo queriendo más cuando voy a la mayoría de sus shows y eventos ahora porque nada me satisface en la forma en que el dub lo hace. Con todo, yo no cuestiono las decisiones de los artistas cuando hacen sonidos digitales. Es su arte y yo le encuentro su valor porque es parte de su trabajo de misioneros revolucionarios atrapar los oídos de los jóvenes que viven en la era digital. Para mí, lo primero es AMOR Y UNIDAD, y luego de quien seas fan o escuches, ello te conducirá a las roots. Incluso si escucho unos artistas jamaicanos de hip-hop, que hacen algo con un artista de dancehall, que a su vez hace algo con un artista de “one drop” digital, que está trabajando con alguien de un sound de dub, que a su vez tiene un hermano que es percusionista de Nyabinghi… si toda esa gente vive y trabaja en armonía, entonces se da una conexión con la raíz de todos los tiempos. Siempre defenderé a los jóvenes artistas que llegan ahora, tanto como se ocupen de colaborar y de apoyar a otros. Y veo que lo están haciendo ahora mismo así que mi trabajo en el “Reggae Revival” continúa”.

Supongo que lo dirá por el vídeo de “I&I” de Protoje improvisado con muchos de los artistas del “Reggae Revival”. Una nómina no cerrada, a la que se van sumando no solo hermanos mayores como Fantom Mojah o Turbulence, según su propia web oficial; también otros contemporáneos que cabe incluir por derecho propio como el mayor “hype” de este movimiento para 2014. Es el caso de Jesse Royal, del que tanto Bookman como yo somos fans declarados.

Este cimarrón que nos ha matado a todos este 2013 con anthems como “Modern Day Judas” o “Butterflies” y que lo está petando con su última mixtape con el muy apropiado título de “In Comes The Small Axe” desde su primera “Misheni” en 2012. Que creció de la mano de Daniel “Bambaata” y Kareem “Remus”, nada menos que los hijos de Ziggy Marley y del mismísimo Phillip “Fattis” Burrell que nos dejó este año que acaba, y que desde Xterminator ya trabaja incluso con Sly & Robbie o Chinna Smith, es una demostración viviente de que los hijos de los hijos de sus padres, están dando una oportunidad histórica a éstos, como se ve con la reactualización de veteranos como el orgullo de Trenchtown, Errol Organs.

De momento, ni Dutty Bookman ni nadie ha conseguido parar la anunciada demolición de lo que queda del histórico “Pinnacle” de Leonard P. Howell, pero eso no debe desanimarnos. Es con vibraciones positivas como éstas, que tratamos de sobrevivir a tiempos tan sombríos como los que vivimos. Keep that cycle going, Dutty!

Este mix de vídeos final incluye mucha de la música y artistas de los que hemos estado hablando, por si queréis indagar lo que se escribe. Los mejores deseos para el 2014.

Mix de Youtube :

http://www.youtube.com/watch?v=VxfPLM6QRwI&feature=share&list=RDVxfPLM6QRwI]

CARLOS MONTY. DEC’ 2013.

Post

Capítulo 13: Swag & Dance! 2K11 Biggest Dancehall Tunes

Posted on 7 Enero 2012 in General by ACR Crew

Swag” ha sido sin duda el palabro del año 2011 en Jamaica. Traducible como porte, prestancia, elegancia orgullosa, resume como ninguna otra la actitud del dancehall y su estética propia combinando apariencia de lujo con nihilismo e independencia de otras manifestaciones culturales de la Isla. El año 2010 dejó el listón muy alto con el Portmore Empire y las producciones de Notnice, de una lado y el orgullo gully de Cassava Piece con Mavado y su “All dem a Talk/dem nuh bad like me” por otro, relegando definitivamente a cualquier otra gloria pasada en el favor popular de la Isla. En palabras de Popcaan en su hit del 2010 “Gangster City”: “Yuh see Rasta from Rasta City/And Christian from Gospel City/But we come from a Gangsta City/I’m from a place where dog eat dog/Mi know ‘bout living weh hard/From me born me see people ah starve/Vendor get beat by sarge”, que ilustra perfectamente ese swaggin del ghett-a-life que tan orgullosamente proclamaba Kartel en su “Dancehall Hero” luciendo sus habilidades en la rima corta, y que tanta polémica suscita dentro y fuera de la Isla.

También es necesario aclarar que lo que sigue más abajo es una lista de algunos de los mejores tunes del año en un estilo marcado por los riddims de los productores. No, no hago una lista de riddims, porque el favor popular disfruta los riddims en las manos expertas de los soundsystem, pero lo que recuerda cuando pasa el tiempo son las melodías, las ocurrencias de las rimas, los aciertos en el forward del ritmo. Lo demás es anecdotario para expertos. Por eso elijo canciones y no riddims, pese a que en muchos casos, muchas canciones con el mismo ritmo podrían competir por el puesto. Y además señalo canciones y no riddims para resumir la parte más activa de la producción jamaicana del año 2011, para que quien quiera lo utilice como guía del repaso por el who’s who y el wha’ a gwaan de nuestra isla favorita, aunque dejando pistas para investigar luego ritmo a ritmo.

Además lo hago consciente de las críticas que me lloverán en este portal de internet por dar tanto énfasis a un estilo tan denostado por muchos de los seguidores de reggae.es. Precisamente por eso, porque no vine a este blog a contemporizar con la opinión dominante sino a contar libremente lo que veo, y al contrario de lo que ocurre en Jamaica, el conocimiento y la comprensión de esa escena musical que aquí todavía es minoritaria en comparación con la escena de reggae clásico, es aun más necesaria.

No creo que necesitéis en esta web mi opinión sobre los mejores discos de reggae-reggae del año 2011, aunque yo personalmente me encuentre más a gusto con ellos. En reggae.es tenéis eruditos de sobra entre bloggers y opinadores. Si me pedís mi opinión, en el próximo capítulo de este blog me pondré a ello y hablaremos de Protoje, de I-Wayne, de Warrior King y de tantos otros, pero la trascendencia nacional e internacional de la música jamaicana, durante al año que acabamos, está mucho más marcada por la presencia del dancehall como aportación viva y creativa, con todos los excesos y saturación promocional que se quieran, que por la escena del roots & culture, que sobrevive, pero en un cierto segundo plano de la atención pública general, al punto que probablemente la canción más definitoria del feelinsufferer actualizada al 2011, la haya escrito Kartel (sí, has leído bien, Kartel, el freaky del bleachin’) en “Poor People Land” sobre el riddim Message. Como ya sé lo que me viene, antes de empezar el bombardeo de comments, si sabéis un poco de inglés y otro poco de patois, echad un vistazo a la letra y luego hablamos de si podría haberla escrito Marley, si estuviera vivo (oh, qué herejía).

Ahora, unas cuantas indicaciones para seguir ese Top 20 de big chunes y maad riddims que os acompaño. La selección está basada principalmente en la aceptación popular de los temas en la Isla (no confundir con comercialidad), aunque sin olvidar otros parámetros como las ventas, la repercusión internacional, la capacidad de marcar tendencia en los clubs (su formato de exposición pública natural y no la exhibición en los conciertos con banda en directo heredados del rock, no me extraña que haya tantos cabreados por aquí con el formato showcase del Sting) y el riesgo de la propuesta, además de otras habilidades como el mensaje y el estilo en rima y ritmo. He intentado no repetir un mismo riddim para ampliar el espectro. Las excepciones se fundan en que las canciones han alcanzado tal presencia propia en el favor popular, que exceden la mera dependencia del riddim sobre el que están grabadas.

También he evitado incluir a personajes y argumentos musicales relevantes en esta escena pero que la exceden, como la cada vez mayor presencia de la Soca con Machel Montano o Rupee a la cabeza o las batallas de gallos que sobrepasando los clásicos “disses” entre artistas, se han convertido ya en episodios nacionales, como los continuos piques entre Tony Matterhorn y los cómicos Twins of Twins. Eso de que éstos le recomienden “hemoal” a aquél jugando con la imagen del oso que aparece en las cajetillas de los populares cigarrillos “Matterhorn”, y que el neoyorquino les contesté que de qué le hablan si ellos se pasaron 9 meses haciendo un 69 en el vientre de su madre, lol!, es uno de las ocurrencias más chistosas del año que acabó, pero no se trata de música propiamente dicha, sino de exhibición de freestyle.

Para concluir, una predicción sobre lo que vendrá después de este apogeo de la fiesta y el cachondeo hedonista en la escena musical jamaicana. Muchas son las voces autorizadas, que más aún tras la caída del Weirll Booss, pero también ante la saturación continua del reclamo de los pobres a divertirse, anticipan un cambio de ciclo como ya ha ocurrido otras veces, donde la explosión terminal tecnificada de las producciones dancehall, dará paso a producciones más heterogéneas, donde se combine lo digital con la recuperación de mensajes y producciones más tradicionales. Muchos artistas más jóvenes como Konshens, Gyptian, Queen Ifrica y otros ya van por esa línea y tratan de cultivar ambos lados de la producción: el jocoso y orgulloso de su lifestyle violento y sexual en el gueto, con mensajes y músicas más reivindicativas de su pasado. Incluso Kartel había abandonado considerablemente su pasada beligerancia del “Mi nuh afraid of nobody”, excepto probablemente en “Real Badman” (Gaza World riddim), antes de acabar en la prisión de Horizon en Spanish Town Road.

Sea como sea, y suceda lo que suceda, 2011 quedará como el año del zenit de un estilo tan hedonista, bizarro e incomprendido como la propia Isla, pero también entre tanta chatarra un año con verdadero oro de 24 kilates, como pocos se recuerdan en la última década.

Top 20 Biggest Dancehall Tunes:

20. Wayne Marshall feat. Tifa & Fambo “Swaggin’” (Swag Riddim)
Marshall se apuntó a un bombardeo en 2011: Sean Paul, petardeó en todos los riddims de moda, e hizo hasta Salsa Wine. Pero con lo que lo petó fue con este riddim (“too bad for you”) producido por Washroom Entertainment, simple pero infeccioso, donde en realidad lo que destaca es la parte de la imponente Tifa cuando “hurry up, hurry up” le vacila a Marshall quien manda a la cama a quien no le guste su swaggin (a muchos, por cierto) contestándole: “well mi a guh swag inna mi sleep wid mi gucci sheets”. Y recuerda: como dicen algunos, una de Louis Vuitton y otra de Gucci no hacen swag!

19. Konshens “Do Sum’n” (Mi Sick Riddim)
Producido por los siempre eficaces Ward 21, este tune traducible como “En Marcha”(Do sumt’ing) está concebido como un homenaje a las crews de dancehall que se buscan la vida para aportar originalidad a las coreografías callejeras de las que se nutre el género, al punto que podría ser una continuación del añorado “Hit me with music” de nuestra Nice Time. No en balde, en el video oficial sale el “Elite Team” facilitando el espectáculo visual. Pero además de hacerlo internacional, como ya vimos en Rototom y Barcelona este año, su éxito le abre la puerta a sus compañeros de correrías iniciales con el Natural Bridge Studio (donde también estaban Ward 21 o Tifa), Darrio y Delus que también han pegado fuerte por separado, y juntos en hits como “Dem a Gyal Fool” sobre el Steppings Riddim. La Next Generation, sin duda. A no perderles la pista.

18. Aidonia “Gal Yuh Can Wuk” (Armageddion Riddim)
‘Donia probaba definitivamente en Abril, sobre este riddim del gran Di Genius, que podía competir abiertamente con Kartel y Popcaan por el cetro de la escena actual. 4 mejor que una (gyals), con este diss con Kartel salió disparado al estrellato. JOP to di weirll!.

17. Agent Sasco (aka. Assassin) “Talk how mi feel” (Id. Riddim)
Otro beef contra Kartel en la época del bleachin, en el que todo el mundo buscaba hacer leña del árbol a caer. Assassin siempre fue un oportunista, pero hay que reconocerle que hizo mucho ruido con esta puesta en escena que luego siguió, exprimiendo el limón en “Do it if yuh bad”. Aunque a mí me gusta personalmente más “Nothing at all”, hay que reconocer que “Talk how mi feel” tiene una lírica endiablada con la que Sasco ha estado entrando y saliendo de listas todo el año.

16. Chan Dizzy “Nuh Strange Face” (Blue Mama Riddim)
La primera vez que oí este tema tan “underground” me quedé pegado. “Nuh Strange Face round me”. Pensaba que era un tema con ciertas dosis xenófobas, más después de saber que era un diss contra el productor Russian. Luego me enteré de que la demo como “Strange Face” a secas era de 2010, pero que el sello Head Concussion con el que se grabó, no pudo promocionarlo adecuadamente hasta casi un año después. Desde entonces Chan Dizzy se ha establecido como uno de los baluartes más pujantes de los nuevos talentos del dancehall y su riddim ha golpeado las calles durante todo el año.

15. I Octane “Nuh Ramp Wid Wi” (Bus Stop Riddim)
Jugando sobre seguro sobre las producciones tan consolidadas como las de Cashflow, con ese gimmick de campana de boxeo, I Octane empezó el año en todo lo alto de la producción dancehall, pero en mi opinión nunca superó lo compacto de este pelotazo. Otra cosa es en su registro conscious. Aquí luce en todo su esplendor esa rara capacidad que tiene para hacer singjay sin parecerse a Kartel, Mavado, ni a nadie.

14. Lady Saw “Wife a Wife” (Star a Star Riddim)
Aunque el tune de cabecera del riddim lo firmaron los erráticos Flippa Mafia a los que nadie se toma en serio en la Isla, pese a que hicieron un buen trabajo, Lady Saw demostró quién sigue siendo la Queen Bee (o deberíamos decir Bitch?) por encima de cualquier competidora pasada o presente. La temática del rol de las “esposas” en la sociedad jamaicana frente a las simples “babymother” (la mayoría) ha sido otro de los argumentos habituales en las lyrics del año que se cerró, y dio lugar incluso a un riddim (Matrimoney) creado por Washroom al efecto. Stylish, Tifa, Zj Liquid y hasta Assassin, Gyptian y, como no, Wayne Marshall picaron en el morboso asunto, pero este tune rabioso de Lady Saw devolvió a las mujeres el orgullo de serlo. Para más detalles echa un vistazo al Natty in de Red #12.

13. Khago “Blood a Boil” (Bottle Party Riddim)
La respuesta de Khago al “Nuh Rump wid wi” de I Octane, donde le acusa de mostrarse demasiado amanerado y flashy para ir de duro entre tanto badman (“Me nuh a sissy man, no/Me nuh act cocky”). La respuesta del gueto a los que se exhiben en la escena con un swag impostor sonó tan sincera en el estilo agudo de Khago, que el tune destacó enseguida sobre este riddim de TJ Records por encima de estrellas consolidadas como Elephant Man, Beenie o Kartel. Siiiicccckkkkkk!!

12. Mavado “Star Bwoy” (Star Bwoy Riddim)
Dicen que en pleno diss con el bleachin de Gaza, Mavado escribió este tema para mostrarse como una verdadera estrella jamaicana real en la presentación de su gira por USA y en sociedad ante la comunidad hip-hop, lo que trajo como rédito entre otros recibir el MP3 Music Award. El riddim de Chimney Rds. tenía tanto flow y misterio como la presencia de Mavado necesita, pero estar tan concebido a su servicio, debilitó su presencia en los sounds a partir del verano, porque ningún otro de los participantes (Chipmunk y otros) pudo siquiera acercarse a su sombra, y eso que Kartel la había grabado primero en “Stamma”.

11. Di Genius “Bounce a Gyal” (Pepper Riddim)
El talentoso Stephen “Di Genius” McGregor (el otro hijo de Freddie, Chino, ya podría escuchar más el “Blood a Boil” de Khago) había empezado el año ya colocado en el triunvirato de productores de moda junto a Don Corleon y Russian, y desde luego que no desaprovechó su privilegiada posición. Riddims como Bad Acid, Armaggidion o Iron Belt percutieron todo el año, pero nada comparable con este Pepper, pese al pelotazo de Aidonia con “Bad Pickney”. Lo mejor es que, como su padre, Di Genius también canta y a las mil maravillas, y su talento llega tan lejos que fue capaz de superar con su voz dulce y armoniosa que no empalagosa, al mismísimo Mavado como cabecera habitual de sus riddims.

10. Vybz Kartel “Love you enuh” (Lost Angel Riddim)
El Weirll Boss en pleno efecto con lo que mejor sabe hacer: uno de esos chicles que se te pegan al oído en cuanto pisas la Isla celebrando como nadie la buena vida (wine & body) y el amor por las mujeres. Cuando alguien consigue hacer fácil algo tan difícil se le llama equivocadamente comercial. Le pasó a los Beatles. Pero detrás está el talento único e irrepetible de un poeta tan freaky como adorado por el pueblo llano, en su registro más optimista. La melodía es de las que se recordará durante años.

09. Popcaan “Hear dem a Talk” (Bottle Party Riddim)
Al único que no pudo batir Khago sobre el riddim, fue a Popcaan, sin duda la estrella emergente del año recién terminado, como demostró en el Sting de Portmore. Con este tema quedaba definitivamente claro que de likkle Gaza nada. La calidad de su flow es tal, y la autenticidad de su mensaje badman con conciencia tan rotundo, que hasta los fans de Gully se rindieron a sus pies desde ese mes de Febrero en que se editó, construyendo desde entonces una reputación que ya presagiaba los éxitos del verano.

08. Mavado “Do Road” (Contra Riddim)
ZJ Chrome
, nuevo en la escena como productor, sorprendió a todos con su riddim suave y pesado a la vez, ideal para que de nuevo Mavado se salga en otro himno hustler de esos tan característicos de los vendors del Gully Side, muy por encima del “Sex & the City” de su archirrival. Casi todo el quien es quien (Beenie, PopCaan, I Octane, Assassin, Mr. Vegas y hasta Matterhorn) se subió al carro para darle brillo a la percusión posesiva y los teclados etéreos, pero el de Cassava Piece volvió a demostrar porque es el real Star Bwoy.

07. Specialist “Street Hustle” (Scatta Pro Riddim)
Para muchos el tune del año, y sin duda el himno callejero por excelencia. Sobre un riddim absolutamente vacilón, su estribillo “Phone Card, Phone Card, Phone Card/Banana, Banana, Banana Chips/Cash fi Gold, Cash fi Gold, Cash fi Gold”, es una reproducción literal del soniquete de los vendedores ambulantes en los semáforos y mercadillos de la Isla. Apoyado con un soberbio vídeo que es prácticamente un docu-reality de cómo se buscan la vida diariamente cientos de miles de personas en el Coronation Market del downtown, entre parodia y homenaje, el tune ha convertido a Specialist y sus chistes populares, en uno de los personajes más queridos de la Isla.

06. Shabba Ranks “None a Dem” (Pepper Riddim)
La vuelta a lo grande del león, el gran Shabba, justo en el momento que había que recordar porqué el músculo siempre fue necesario en el dancehall entre tanto flashy. Otro diss más para Kartel, pero lo quedará es su entrada triunfal en el riddim. No hay aficionado que no haya bailado, sonriendo, ese: “None a dem nuh bad like Shabba Ranking/Nuh nuh nuh nuh nuh, none a dem none a dem/None a dem nuh tuff like the Ranking/Nuh nuh nuh nuh, none a dem none a dem/Stop dah one deh and ask him/
If him nuh imitate the great Shabba Ranking/Unno can stop dah one deh and ask him/
If him nuh imitate the great Shabba Ranking
”. Shabba nunca se distinguió por sus luces, pero como el mismo dice: “Right now mi ignorant bout it but mi rrrrrrrrrrrrrrrrr” y anda que le importa. Ni falta que nos hace: grrrrrrrr……lol!

05. Beenie Man “Let’s Go” (Overproof Riddim)
Y llegamos con toda seguridad al riddim del año. Que nada menos que 30 tunes hayan girado sobre un mismo riddim es todo un record, tanto como que del mismo hayan salido tal cantidad de pelotazos incuestionables como “Settle Down” de Mavado o “Tun in mi ting” de Khago. Su atracción fue tal que glorias locales como Bounty Killer (“Galactic Gallis”) o el ídolo pop quinceañero en USA Daniel Bedingfield (“Sometimes you just know”) se apuntaron al éxito. Coproducido por la nueva revelación Justin “Justus” Arison y el productor original de Vybz Kartel, Patrick “Roach” Samuels, yo me he acabado quedando con el superhit de Beenie, por su coro hip-hop que le da la máxima solidez al riddim y porque era la mejor forma de rendir tributo al gran Slim de los negocios, al que este año se le vió mucho más activo y en primera línea que en los anteriores.

04. Mavado “Final Destination” (Summer Fling Riddim)
Otro superpelotazo de la factoría de Chimney Records, esta vez con repercusión internacional, gracias a la espectacular puesta vocal en escena de Mavado, que llegó incluso a generar un jingle en la popular Hot 102 FM de Nueva York  y a entrar en el Top 30 de las listas Billboard de Hip-Hop y R&B. Sí, ya sé que los fans de la escena local probablemente prefieran el infeccioso “I’mma need Security” de la wicked combination formada por Munga, Supa Hype y Chi-Ching-Ching, pero el estilazo internacional de Mavado es tan contagioso en este tune, que aunque tardó en arrancar desde su salida en Julio, sepultado con tantas celebraciones exitosas del verano en la Isla, y tuvo que competir en las radios con su propio superhit más comercial con Laza Morgan “One by One”, el tema ha acabado imponiéndose como una melodía tan bien construida, que resulta irresistible.

03. AIidonia “Summer Sun” (All a di gal dem) (Summer Sun Riddim)
Yees, Pappaaa!. JOP to di world in full effect!
. De todas las celebraciones veraniegas al calor de la superbomba de Kartel (otro de los temas recurrentes en las lyrics de este año), sin duda este “All a di gal dem/all a di gal dem/man round a come” permanece como uno de los himnos para galvanizar a las chicas, revueltas entre hormonas y bikinis veraniegos, y consolida a JOP como una de las grandes fuerzas actuales del género en su lado más hedonista. Habrá que ver en un futuro si ‘Donia puede ofrecer otros registros a este nivel, pero sin duda ha terminado el año siendo uno de los firmes candidatos a suceder a Kartel, como se vio en el Sting de Portmore.

02. Popcaan “Ravin” (Summertime Riddim)
La reputación bien ganada por Popcaan desde “Hear dem a talk” explotó con su adaptación del riddim producido por Andreas “Adde Instrumentals” Nilsson y el propio Kartel. Desde entonces no hay nadie que discuta que Popcaan es su más digno sucesor por derecho propio. Su éxito local e internacional resulta tanto más increíble cuando además ha crecido a la sombra del himno de su mentor. Pero su forma de describir las fiestas locas de Gaza, la celebración de lo bueno de la vida, donde “dog eat dog”: “Ooooh god/Party mad/Gyal dem a seh/Gaza Party bad/Gyal dash weh/like crab outta bag” resulta de nuevo tan convincente como irresistible para bailar, tararear y visionar esos docu-realities de los talibanes de Gaza que tan bien le salen.

01. Vybz Kartel “Summertime” (Summertime Riddim)
No hace falta añadir nada a la elección del trono. Nadie pensaba que el Portmore Empire pudiera sobrevivir a la deserción de su productor estrella Ainsley “Notnice” Morris el pasado mes de Junio, pero en lugar de eso Addi Teacha lo volvió a hacer. Y más que nunca, logró unificar alrededor de su figura a toda la Isla, con un mensaje de esperanza y buen rollo inspirado en el éxito “Holiday” de Ding Dong (la cara de Digicel en las vallas publicitarias de la Isla) un par de años antes, en un estribillo que permanecerá eterno: “Summer time inna Portmore/Summer time inna Kingston/Summer time inna Country/Summer time in my scheme”, tanto como la letra del himno nacional “Jamaica, land we love”.

Llámenlo superficial, hedonista, retrógrado, machista y homófobo, comercial, descomprometido, delincuente, pero “Guilty or not Guilty” que cantaba Perfect hablando de Buju, una parte esencial de Jamaica y el Caribe es así, y el que no quiera verlo ni comprenderlo, no sabe, con todo, lo que se pierde.

Carlos Monty. Enero 2012