Tag Archives: Addis Pablo

Post

Capítulo 26: 2013 on its best. Reggae Revival Movement

Posted on 20 Diciembre 2013 in General by lupo

Termina el año. Vuelve tus oídos a la patria, a Jamaica. Land of our fathers. Algo ¿nuevo? está surgiendo. Una ¿nueva? espiritualidad de los hijos de los hijos de nuestros padres. Jóvenes en el entorno de los 25 reclaman su histórico legado, reclaman repatriación y reparación con determinación. El regreso a una vida natural, a tocar con músicos, aunque produzcan digital. Pero también tienen blackberrys y se conectan con Internet. Saben del movimiento global de protesta “Occupy” y como tu están hartos de los “politricks”. Son jóvenes de hoy con la sabiduría del ayer. Y con tan poco tiempo y en un mercado tan competitivo como el jamaicano, han conseguido durante 2013 llamar la atención de los oyentes más inquietos de la música jamaicana en todo el mundo, saturados de repetitivas novedades de dancehall hedonista. Son nombres como Protoje, Chronixx o Kabaka Pyramid que ahora todos los aficionados conocen. Incluso vinieron de visita en el pasado Rototom. Y lo llaman “Reggae Revival”. Pero detrás de la etiqueta hay más, mucho más. Para saber si es una moda pasajera o una mera ilusión mediática para consumo internacional, he chequeado a su principal ideólogo, el agitador de conciencias Dutty Bookman. Pasa, pasa, antes de que se desvanezca, y te contamos porque este meneo es el más importante surgido desde Jamaica en mucho tiempo. El que muchos estábamos esperando.

reggae-revival

En Enero de 2012, recién vuelto de Kingston para el inicio del rodaje del documental “Songs of Redemption” escribí en el capítulo 14 de este mismo blog “¿Qué queda del Trenchtown Rock?”  Algo está cambiando poco a poco bajo la estridencia de los altavoces. Me lo dicen las señales, están en las palabras de los amigos de Serano Walker (Wuss International) en una esquina de See View Gardens (el gueto de Bounty Killer, al lado de Riverton). Están en el cansancio en las voces de Jah Vinci e I-Octane cuando cantan “Reality”, en la positividad de tantas producciones del gran Di Genius McGregor y hasta en el gusto por el r&b americano que ha inundado el gueto, por el que Jah Cure busca a R. Kelly para que le haga featurings (“World Cry”). La receta del amor es universal y siempre se hace hueco, incluso entre la sangre y el hambre. Pero el amor rasta, el amor rasta de los elders, ese, tiene que volver a las trincheras para vencer: “Rise fallen fighters!. Rise and take your stance again” (“Heathen”. Bob Marley)”.

Casi 2 años después mis sospechas de entonces, percibidas en el aire sucio y ruidoso de la gran ciudad, se han confirmado. Poco a poco esos vídeos de los nuevos artistas de la segunda década del siglo XXI, con tantas referencias a la vida en el campo, al livity y la repatriación, a las enseñanzas rastas, que han cogido el relevo del mensaje de otros artistas más antiguos que se mantienen en el tiempo como I-Wayne, Kiddus-I y su sonoro regreso este año con el álbum “Topsy, Turvy World” de la mano de algunos antiguos Wailers o como Midnite, han cristalizado en un movimiento colectivo que incluso se promociona ya por el mundo, pero que también ha comenzado a permear la dinámica interna del negocio musical en la Isla.

Ya habíamos visto antes girar de cuando en cuando sus oídos al pasado, a artistas punteros del momento como el mismísimo Konshens. También habíamos asistido a la cada vez mayor proyección local e internacional de bandas, sí grupos musicales, costumbre que ya creíamos desaparecida en la Isla, como Dubtonic Krew, Rootz Underground o sobre todo los resplandecientes Ragin’ Fyah y su puesta de largo en 2012 con su álbum “Judgment Day”, tan Third World style. Y por supuesto habíamos asistido al ascenso meteórico en la Isla (y fuera de ella) de Protoje y Chronixx, los dos nuevos Golden Boyz del nuevo reggae jamaicano.

Así que no resultó tan extraño que este pasado verano, en todos los chiringuitos playeros del planeta, casi en cada mixtape, el riddim “Honey Pot” del pequeño sello Silly Walk Discotheque lo petara como si de un lanzamiento multinacional de Damian Marley se tratara. Si se revisa la nómina, se ve que muchos de ellos repiten conjuntamente en otros riddims del año en eso de resucitar sentimiento y mensaje rasta: Kabaka Pyramid con Exco Levy, Jah 9, Ginjah y su “Sweet Killah”, Torch y su “Good Reggae Music” como declaración de intenciones, un ya no tan nuevo Lutan Fyah y por supuesto el mago de oz Chronixx con su super-hit “Smile Jamaica”.

Juntos o por separado a muchos de ellos se les ha podido ver batiéndose el cobre con otros más o menos veteranos en riddims como en el “Overdue” de Dean Fraser, en el “In a rub a dub Style” o en el “Selassie I Way” con Tarrus Riley, Pressure, o I-Octane y Jah Cure, “Street of Gold” o “Free Spirit” con Romain Virgo, Duane Stephenson o los mismísimos Busy Signal o Khago (sí, has leído bien) por no citar otro super-riddim del año, el “Digital Love” donde aparecen nombres de la escena jamaicana más consolidada como Queen Ifrica, Chuck Fenda, Million Stylez o el propio Virgo, junto al Chronixx de “Access Granted” o Iba Mahr con su celebrado “Let Jah lead the way”.

O sea que la penetración e influencia de estos jóvenes y su arrastre de otros artistas más consolidados en la Isla ha sido indiscutible durante 2013. Me arriesgo más, yo diría que incluso en los títulos y letras de la propia escena dancehall, las referencias empiezan a calar cada vez más, aunque el formato musical siga todavía anclado en el registro de la tecnología terminal. Por ejemplo en 2013 aparece un tipo llamado G-Maffiah, seguramente seguidor de Mavado que empieza un título llamado “Buss my Bible” con un canto de Allelujah. Insólito hasta ahora, estas referencias en el dancehall. O canta en “Protect my Soul” una lyric tan consciente que no parece propia de un riddim dancehall, además ralentizado. Así que los nuevos aires no están pasando desapercibidos en un ningún rincón de la Isla, mientras Vybz Kartel sale o no vivo de su eterno segundo juicio.

Ya hemos visto en España que Protoje puede defender con mayor o menor resultado artístico su repertorio con su banda de directo, que Chronixx hace lo propio una semana y otra también en las veladas del “Jahmnesia” en Bull Bay o del “Wicky Wacky” en la playa a las afueras de Kingston. ¿Pero esta etiqueta con la que los nuevos aires se simbolizan en todo el mundo bajo el término “Reggae Revival” es un mero hype de un astuto promotor para facilitar la carrera de 4 ó 5 músicos amigos, o es un verdadero cambio de chip en Jamaica, colectivo y duradero, que trascienda a unos cuantos singles de éxito?. ¿De dónde sale la idea, por qué ahora, a cuantos artistas afecta?.

Demasiadas preguntas para tratar de averiguarlo directamente con los artistas, generalmente más ocupados en sus propias carreras, así que nos dirigimos directamente a su más conocido ideólogo, Dutty Bookman, escritor revolucionario (“Tried & True: Revelations of a Rebellious Youth”), activista de derechos civiles en el terreno (fundador de la ONG “Manifesto JA”) y anfitrión en 2011 de uno de los shows radiofónicos más transformadores que se recuerdan (“Reasoning” en la cadena “News Talk”) hasta que se mudó a Washington D.C., donde actualmente vive, este ingeniero aero-espacial por la Universidad de Florida, está comprometido en una batalla personal por la revolución de los más jóvenes a través de las enseñanzas del pasado, desde su propio blog “Duttyism.com”.

“Yo quería una discusión nacional para que el pueblo de Jamaica se diera cuenta de que la revolución estaba empezando a calar entre los jóvenes. Esto nunca tuvo nada que ver con la industria de la música reggae, sino que usamos la música porque es algo de lo que todo el mundo quiere hablar. De hecho, el término que yo ofrecí a la comunidad fue “Jamaican Revival”, pero alguien lo cambió por “Reggae Revival” y se quedó. Ví que era más fácil de retener y continué llamándolo así porque para mí, era claramente el deseo de Jah. Reggae Revival es el espíritu de los tiempos”. 

dutty-bookman-reggae-revival-2014

“¿Por qué ahora?. Hay muchos otros artistas que nos han servido de inspiración y aún siguen en activo, y a los que debemos estar agradecidos. Pero, es solo que el momento es diferente para los que ahora están emergiendo, a los que daremos un poco más de atención en el radar de Reggae Revival. No le falto al respeto a nadie si digo que basta mirar al resto del mundo para comprobar la energía de la gente joven. La Primavera Árabe. Occupy Wall Street. Reggae Revival. Todos ellos envuelven una energía joven y un activismo en una época de mayor comunicación global y colaboración. Nosotros siempre construimos sobre los hombros de nuestros predecesores. No hay SEPARACIÓN para mí. Burn Disunity. La Revolución es un proceso continuo y nuestra Victoria es también la de nuestros mayores. La siguiente generación tiene mucho que hacer y, sin embargo, ellos deciden hacerlo, así que nosotros tendremos que controlar nuestros egos cuando el momento de apoyarlos llegue y les veamos hacer progresos”.

Una filosofía muy cercana a nuestro proyecto local “Reggae is a Mission” en la ACR del que Lalo Flores se sentirá orgulloso. Lástima que el desaparecido J.O.E. (Jah Over Evil), aquella brillante promesa de “Rasta Chant” que versioneaba a Sugar Minnott en “Herbsman Hustlin” no haya vivido para verlo.

Como yo soy de natural escéptico (demasiados kilómetros de carretera a cuestas), le pregunto a bocajarro si esto es solo cosa de 4 músicos amigos (Protoje, Chronixx, Kabaka e Iba-Mahr) como pareció cuando vinieron juntos al Rototom de este año y si eso de recuperar el espíritu rasta va en serio, si existe un vínculo colectivo con órdenes rastafaris o asociaciones panafricanistas, lo que multiplicaría el efecto revolucionario del mensaje, o se trata solo de filias personales de artistas más concentrados en sus carreras individuales, como Iba Mahr el que canta “Great is H.I.M”, que dice estar muy influido por las 12 Tribus de Israel. Es que no me lo acabo de creer del todo, ateo que soy. Pero atención a su respuesta. Pura utopía revolucionaria pero con los pies en el suelo.

“Cuando tu utilizas la palabra “movimiento” para referirte al “Reggae Revival” –me dice-, es cierto, es un hecho contrastado. Las cosas se están moviendo. Eso no significa que se trate de una organización que tiene miembros registrados y que se reúne regularmente para discutir cosas. Los artistas ahora mismo comunican ideas a través de la música y parecen estar focalizados en sus carreras individuales. Lo mismo vale para artistas en otras formas de arte. Mi perspectiva es la del REGGAE COMO CULTURA Y VEHÍCULO PARA LA REVOLUCIÓN. Así que “Reggae Revival” para mí es como decir “Rasta Revival” o “Rasta Revolution”. Creo que la gente está empezando a mirarnos más de cerca para ver si nuestras acciones se corresponden con nuestros mensajes. Sé que el potencial  la intención de hacer grandes trabajos está ahí, pero el hecho es que somos artistas mal pagados por nuestras creaciones. Y me incluyo como escritor, un artista literario. Así que la mayoría de nuestros días la dedicamos a sobrevivir incluso mientras al mismo tiempo estamos siendo altruistas. El propósito de una verdadera unidad es el de conseguir tener más tiempo para darse cuenta de ese potencial. Afortunadamente, veo donde algunos trabajos muy serios están teniendo lugar. La gente está planeando distintas cosas. Stay tunned!. Pero solo pido a la gente que no se limite a esperar y ver, pasando la carga a los artistas, nada más.

The Revival es más grande que la música, más grande que las artes. Es el espíritu de los tiempos, así que incluso las personas que están leyendo tu blog ahora son parte del Reggae Revival solo porque están vivos hoy. Las artes son fuente de inspiración, pero la gente tiene que convertir esa inspiración en acción. La gente tiene que mostrar y demostrar que la inspiración que reciben de todos estos artistas no cae en saco roto. Es posible que si los artistas no ven que sus mensajes positivos se convierten en “livity” positivo en el Planeta Tierra, entonces ellos cambien esos mensajes por otros que ellos piensan que puedan vender. No lo sé. Solo creo que es un toma y dame. Tomar la inspiración y devolverla a través de acciones concretas. Mantener el ciclo girando”.

No le falta razón. Nando García Guereta me cuenta que la última vez que ha visto a Chronixx, le ha visto ya demasiado “hype”. Pero estoy en shock. Me emociona reconocerme en la misma utopía más que musical, cultural, al otro lado del Atlántico, y a través de la música que amo. Somos uno. Es el milagro de la creación musical con mensaje universal. Y Bookman lo tiene. Como otros antes. Pero prudente y humilde huye de la política. Pacto con él que debiera preguntarle a cada artista sobre sus vinculaciones con las órdenes rastafaris, los garveyitas del PPP del abogado Miguel Lorne, o con la UNIA del hijo del ex Presidente JLP, Steve Golding. Demasiado personal para hablar en nombre de todo un colectivo. Y le comprendo.

chronixx-reggae-revival-natty-in-the-red

Con todo, me temo que el débil circuito de música en vivo de la Isla y la competición a que obliga el mercado, en desigualdad de condiciones frente a las baratas producciones digitales del dancehall, condene al fracaso financiero a estas expectativas de renacimiento cultural jamaicano.

“Donde la música interfiere con mi trabajo, le doy un “big up” y la incorporo como lo que representa en este movimiento. Nos gusta la música en directo con soul. Así que incluso en USA y otras partes, hay un aluvión entero de jóvenes virtuosos ahí fuera, como cantó al mundo Richie Spice. La gente “virtuosa”, que entiende, está deseando apoyar eventos donde se muestre ese arte revolucionario. Sabemos lo que cuesta llevar bandas en directo en comparación con un solo artista que actúa sobre cortes pregrabados o lo que sea. Así que pagaremos el precio para tener un buen show que agite y reactive nuestro espíritu revolucionario. Los efectos de los shows en directo en Jamaica (a menudo a precios populares) han dinamizado a los chicos de la clase trabajadora para que hagan cosas cada vez más significativas. Así que ya sabemos que eso puede tener efecto en el mundo entero.”

Pero recuerda que yo odio la separación. Me disgusta en lo que mucho del dancehall se ha convertido porque es muy influyente sobre los jóvenes más inmaduros, así que el dancehall es como la educación de la infancia más temprana. El primer álbum que compré con mi propio dinero fue el “My Xperience” de Bounty Killer. Ahorré el dinero de mi almuerzo para comprarlo. Así que solo pretendo mostrarte que soy un dancehall baby. Mavado fue mi artista favorito en el 2008 sin discusión. Si lees mi libro “Tried & True”, descubrirás como los bailes callejeros eran mi propia Iglesia. Así que “Reggae Revival”, de nuevo, es un espíritu de revolución y Rastafari, que el planeta Tierra necesita ahora y en dosis fuertes. En la música, la vibración del reggae roots es muy importante para eso, pero creo que los buenos mensajes revolucionarios son también importantes en el dancehall, en el hip-hop o donde sea que se escuchen. Protoje y Kabaka y Chronixx son algunos ejemplos de penetración en el dancehall con esta consciencia mientras siguen manteniendo lo suyo en el roots reggae. Sizzla Kalonji, Capleton y otros –por los que le pregunté para comparar con la reaparición de los bobo dread y el estilo singjay en la música jamaicana a mediados de los 90- nos mostraron las posibilidades hace más de una década, así que esto ha estado siendo obvio para mí, I&I”.

Aun así, no lo tengo claro. No termino de pillar que este “Reggae Revival”, estas “modern roots” que se graban generalizadamente con producciones digitales, tengan la acogida internacional que Bookman pretende, entre, precisamente, los que sostienen a nivel universal hoy día los valores del reggae roots, y que no son otros que los seguidores de la Dub Station y la Bass Culture. Fans a los que esas producciones pueden sonar demasiado comercial, demasiado pop, demasiado alejadas del espíritu underground de coffee shop de sótano, en el que se cultiva. Jah Shaka mi seh! desde años ha.

“He estado aprendiendo más y más sobre historia de la música y sus subculturas y pienso en ello a menudo. Recientemente he tenido mis primeras experiencias con Channel One Sound, Iration Steppas y Aba Shanti I. Una sesión de dub es la sesión perfecta para mi espíritu, así que me encuentro a mí mismo queriendo más cuando voy a la mayoría de sus shows y eventos ahora porque nada me satisface en la forma en que el dub lo hace. Con todo, yo no cuestiono las decisiones de los artistas cuando hacen sonidos digitales. Es su arte y yo le encuentro su valor porque es parte de su trabajo de misioneros revolucionarios atrapar los oídos de los jóvenes que viven en la era digital. Para mí, lo primero es AMOR Y UNIDAD, y luego de quien seas fan o escuches, ello te conducirá a las roots. Incluso si escucho unos artistas jamaicanos de hip-hop, que hacen algo con un artista de dancehall, que a su vez hace algo con un artista de “one drop” digital, que está trabajando con alguien de un sound de dub, que a su vez tiene un hermano que es percusionista de Nyabinghi… si toda esa gente vive y trabaja en armonía, entonces se da una conexión con la raíz de todos los tiempos. Siempre defenderé a los jóvenes artistas que llegan ahora, tanto como se ocupen de colaborar y de apoyar a otros. Y veo que lo están haciendo ahora mismo así que mi trabajo en el “Reggae Revival” continúa”.

Supongo que lo dirá por el vídeo de “I&I” de Protoje improvisado con muchos de los artistas del “Reggae Revival”. Una nómina no cerrada, a la que se van sumando no solo hermanos mayores como Fantom Mojah o Turbulence, según su propia web oficial; también otros contemporáneos que cabe incluir por derecho propio como el mayor “hype” de este movimiento para 2014. Es el caso de Jesse Royal, del que tanto Bookman como yo somos fans declarados.

Este cimarrón que nos ha matado a todos este 2013 con anthems como “Modern Day Judas” o “Butterflies” y que lo está petando con su última mixtape con el muy apropiado título de “In Comes The Small Axe” desde su primera “Misheni” en 2012. Que creció de la mano de Daniel “Bambaata” y Kareem “Remus”, nada menos que los hijos de Ziggy Marley y del mismísimo Phillip “Fattis” Burrell que nos dejó este año que acaba, y que desde Xterminator ya trabaja incluso con Sly & Robbie o Chinna Smith, es una demostración viviente de que los hijos de los hijos de sus padres, están dando una oportunidad histórica a éstos, como se ve con la reactualización de veteranos como el orgullo de Trenchtown, Errol Organs.

De momento, ni Dutty Bookman ni nadie ha conseguido parar la anunciada demolición de lo que queda del histórico “Pinnacle” de Leonard P. Howell, pero eso no debe desanimarnos. Es con vibraciones positivas como éstas, que tratamos de sobrevivir a tiempos tan sombríos como los que vivimos. Keep that cycle going, Dutty!

Este mix de vídeos final incluye mucha de la música y artistas de los que hemos estado hablando, por si queréis indagar lo que se escribe. Los mejores deseos para el 2014.

Mix de Youtube :

http://www.youtube.com/watch?v=VxfPLM6QRwI&feature=share&list=RDVxfPLM6QRwI]

CARLOS MONTY. DEC’ 2013.