Post

Capítulo 27: El regreso de Jah Macetas- Cada uno tiene su andar

Posted on 3 Febrero 2014 in General by lupo

Mi reproductor de audio volvió a recordarme que tiene vida propia. Tras terminar de escuchar la pre-edición de “Mantén el Espíritu Libre”, el recién presentado regreso discográfico de Jah Macetas, por primera vez sin el malogrado Pere Andrés, enganchó directamente con el excelso “Topsy, Turvy, World”, el enorme álbum de Kiddus-I en 2013. Mi oído balsámicamente adormecido por el masaje mediterráneo y armónico de los valencianos, apenas notó el cambio, más allá de pasar del español al inglés. Algo tan sencillo, suave, atemporal, tan lejos de las urgencias y estridencias del momento, se daba la mano de un mar a otro en lo que me pareció una clara señal del “buen amar”, que diría Sergio Monleón, dueño absoluto de la más legendaria formación de reggae en castellano en activo.

Jah-macetas-disco-2014

Aclaremos antes de nada, que en este blog nunca hacemos crítica específica de álbumes concretos. Esto no es la sección de críticas de una revista especializada. Aclaremos también que, contrariamente a lo que muchos piensan, tampoco me gusta dar especial protagonismo a mis “amigos”, porque lo considero una competencia desleal para los demás músicos, y porque sé por experiencia lo difícil que es y lo poco que compensa en una escena como la española, donde en cuanto te muestras honesto en público, incluso los más equilibrados lo consideran como poco una traición personal. Podéis imaginar el resto.

Pero Jah Macetas tiene un valor simbólico para el reggae en español, que escapa a cualquier medida. Por eso me atrevo a comentar su esperado regreso discográfico, más allá de la alargada sombra del Rumbero Jamaicano, cuya memoria, en melodías, gestos y momentos, se ha mantenido presente casi a diario desde su inesperada desaparición, hace ya 2 años y medio, al menos en la comunidad reggae de Valencia, incluyendo a quién suscribe.

Sin embargo, Jah Macetas sobrevive sin el irrepetible Pere Andrés, como ha hecho siempre. Nadie al margen de su fundador Monleón es insustituible en una formación que siempre tuvo como santo y seña su vocación comunitaria muy por encima de cualquier ambición comercial. Igual que en el micro han desfilado a lo largo de estos 32 años, cantantes tan dispares como Julio Fari, Mandievus, o más recientemente Jah Bernard (Bernardo Molina) y su actual titular Payoh Soul Rebel (Sergio León), no hay instrumento por el que no hayan pasado músicos del rock al jazz que han aprendido la disciplina jamaicana a golpe de holy vibe.

Una nómina que pasa por artistas como J.L. Macías y Remi Carreres (Comité Cisne), Fede Ferocce (La Gran Esperanza Blanca) o Choni Mantarás (Ras La Tribu), el también malogrado Vicente Bernabeu “Lápidus” y Eduardo Martí Timoner “Duque” (Polvos de Talco Baxter), los Naturals al completo, los jamaicanos londinenses Steven “Marley” Wright y Michael Campbell entre otros muchos, y por supuesto Rafa Villalba (Seguridad Social, Saudade) y el inconmensurable Alberto Tarín (NYSJ Ensemble), que con Manolo Burgos en los teclados han formado el núcleo de irreductibles, que con Lucho Aguilar al bajo, han arropado las nuevas composiciones del “Moses” Monleón, y que adornadas por la versatilidad vocal del Payoh Soul Rebel, dan continuidad a esta Universidad valenciana del Reggae atemporal, que son Jah Macetas, en la que “Cada uno tiene su Andar” y como dice la canción en las estrofas del castellonense Paupa Man (Bambiliring Sound), que colabora en este nuevo disco: “Y no es que ellos vayan mal/o es que tu vayas bien/es que hay tantos andares/como poros en la piel”.

Pero la verdadera naturaleza de una formación tan heterodoxa como ésta, la amalgama que une su repertorio, ha estado siempre en el uso de conceptos universales como el amor y la naturaleza, para traducir el lenguaje rastafari y hacerlo propio. Todos los buenos aficionados al género a los dos lados del charco, glosan de memoria la leyenda de aquel álbum histórico de 1991 “Toda Una Vida”.  Por entonces, yo escribía esto en la Sección de Crítica de Discos de Rock de Lux.

jah-macetas Hoy como entonces, el amor y el desamor sigue siendo la materia predominante, sino única de la que hablan las nuevas canciones de Macetas, sin casi espacio para la reivindicación social que siempre ha estado presente en sus conciertos, y más sutilmente en sus letras. “El amor entre las personas es reflejo de la vida social. Por otra parte como compositor y letrista obedezco a estados de ánimo, pero la reflexión  también está en temas como “Zombie Love” o “Me vendiste el amor”, quizás menos manifiesta que en “Mañana” y “Andar” o “Mantén”,” me cuenta Sergio Monleón hablando de las canciones del nuevo disco.

Visto así, un disco autoeditado, grabado en el estudio casero “Fire Works” del teclista Manolo Burgos, donde la falta de medios impide grabar baterías o vientos, y en su lugar obliga a programarlos digitalmente (a excepción del saxo de Kiko Berenguer en el emocionante “Entre tu y yo”),  que sí se apreciaban en su anticipo en formato de Demo en 2012, y de la que se ha caído finalmente el instrumental “Solo con Verte, Ya te Amé” (“Ha sido una pena no poder desarrollar ese y otro tema que inicié con Alberto en su estudio. A veces vienen así las cosas, se fue a México, luego de gira, etc., y el estudio donde se grabó ya ha cerrado. Lo que no quita que la retomemos algún día”, aclara Monleón); visto así, este nuevo álbum “Mantén el Espíritu Libre” parece un milagro fuera de tiempo, una especie de fulgor discreto y emotivo, lejos de los focos y la propaganda, que se aprecia mejor en el paladar del “reggae vintage” o para adultos en el que no parecen sentirse incómodos, a juzgar por lo que los dos Sergios me cuentan.

El Payoh me aclara las limitaciones de esta autoedición en tiempos de crisis absoluta: “El hecho de que las baterías estén programadas es una cuestión puramente económica y de recursos, es decir, no disponemos de dinero suficiente para pagar un estudio y hemos tenido que hacerlo de modo casero, lo que ha imposibilitado la grabación de baterías reales, más que nada por no torturar a los vecinos. Y como tampoco somos muy creyentes del tema crowdfunding hemos decidido hacerlo con los medios de que disponíamos. De todos modos las baterías están supervisadas con gran acierto según mi opinión por Pere Munuera (Red, Gold & Green con los que presentaron oficialmente el disco en directo hace poco en Valencia) en su mayoría y Rafa Villalba, así que el groove está asegurado”.

Low Cost o no, lo que destaca en esta producción son sobre todo las guitarras de Alberto Tarín siempre brillantes, junto con ese deja vu continuo tan característico de la esencia Macetas que les emparenta con ese sonido eterno del reggae clásico mundial. “Nuestra etiqueta creo que es Reggae melódico en castellano, ya sabes que los artistas vintage fueron los pioneros en su tiempo, no creo que sea para adultos solo, el bajista del último bolo tiene 23 años y le gusta el cd. Quizás no seamos tan fácilmente etiquetables”, me replica Monleón, mientras que el Payoh remacha: “A ver, la edad media del grupo son 45 años por lo que la etiqueta de reggae adulto no es una opción para nosotros. Es una realidad que hay que aceptar. Yo particularmente lo único que sigo son los proyectos de mis colegas de la escena valenciana, no soy muy de etiquetas y esos rollos”.

Muy cierto, una de las grandes incógnitas para el público no valenciano del grupo era cómo superarían el hándicap de la ausencia vocal del irrepetible Pere Andrés, pero el resultado es asombroso. Fino estilista, el Payoh Soul Rebel aporta una calidad interpretativa a las sencillas pero contagiosas letras de Monleón, entre la fragilidad, la ironía y el tributo a los grandes pero con un estilazo propio, que está al alcance de muy, pero que muy pocos vocalistas en España, como puede comprobarse en sus proyectos paralelos de ska, rock steady y early reggae con el trío vocal Old Fashioned, o sus producciones con Dj Baah Selectah en los covers de Valmeria Roots (disponible en Soundcloud).

valmeria

El Payoh me confiesa: “La muerte de Pere Andrés fue un palo muy duro, sobre todo para los que pensamos en su momento que esta sería su oportunidad de volver al sitio que se merecían dentro del reggae nacional. No hay ninguna intención de alejarnos de su sombra ya que Pere Andrés, ante todo, ha sido un integrante más de este grupo que ha aportado mucho talento y que por supuesto queremos seguir recordando y teniéndolo presente. En el tema vocal, bueno, las diferencias entre Pere y yo son obvias,”. No tanto diría yo, escucho “Junto a ti” y por razones evidentes “Ahora te entiendo (mujer)” y me parece escuchar a Pere blowin’ in the wind.

“Cada uno es un estilo diferente –sigue el Payoh- y dado que yo no pongo mis composiciones en el grupo tampoco se puede comparar. La verdad es que con Jah Macetas hago más de intérprete que de cantante estrella, por lo que mi manera de cantar varía dependiendo de las demandas del compositor, en este caso Sergio Monleón, algunas indicaciones del técnico, en este caso Manolo Burgos, y los referentes obligados a los clásicos como Alton Ellis, Ken Boothe, Pablo Moses y demás. Lo que ofrezco al grupo es básicamente eso, mi versatilidad e inevitablemente un poquito de soul y muuuuuuucha paciencia, jajajajajaja.”

Otro de los retos de esa ausencia que se plantean en su regreso es cómo defender en directo el nuevo repertorio sin un carisma tan indiscutible como el del Rumbero Jamaicano. Con la misma sencillez y naturalidad del Payoh y de las composiciones casi pop de Sergio Monleón, dentro de esa clave reggae, que es capaz de transmitir tanto a la audiencia femenina como a curtidos oyentes de toda clase de estilos, el jefe ha venido experimentando propuestas escénicas que potencien la interacción con el público e incluso con artistas asistentes.

Desde un llamado “ExperimenDub” en el que se improvisa por el público la dirección de un “dub” que los músicos en escena van ejecutando, hasta una “Pinteracción” (pintura sobre el cuerpo desnudo en directo) pasando por el reparto de dulces ecológicos (la Tarta de Calabaza es su favorito), nadie sabe en realidad si conseguirán reunir una formación estable para defender el repertorio en directo, aunque aseguran que con estas propuestas escénicas no tratan de sustituir nada, sino pasarlo bien con su público (incluido yo, jejeje).

jah

El Maestro sentencia: “El espíritu de Jah macetas no acaba en el Reggae, desde sus inicios ha sido algo cultural, por lo menos lo hemos intentado, nunca recurrimos a recursos, se trata de participar, de romper la barrera del público pasivo, así se pasa mejor el rato. Respecto a la presencia escénica no es nuestra faena, esa la hizo Pere, a nosotros nos toca otra”.

Y el Payoh concluye con buen humor: “Lo haremos como siempre, con quien esté disponible, tenga a bien venir con nosotros y en donde nos llamen. Jah Macetas es como una universidad del reggae, solo con pasar por la colección de vinilos de “Monlion” ya aprendes más que leyéndote 10000 foros…somos varias generaciones de músicos en un escenario y eso no va a cambiar. La estabilidad del grupo está a prueba de bombas y mientras haya músicos que respeten la música y quieran compartir su talento con nosotros siempre tendrá un hueco en el escenario…y si nos llega la pasta igual hasta cobra, jajajajajaja”.

Doy fe de que además de compartir e improvisar, de tirarse a la piscina como con el estilo freestyle del vasco David Regulón que colabora en “Llámame”, para cualquier artista que se suma a la llamada, es un honor participar en esta Universidad del reggae. No se trata de egos, se trata de vibe colectiva, de algo que ya se ha convertido en patrimonio cultural de todos.

jah-macetas-presentacion

Decía Woody Allen que para saber cuándo habías hecho una gran película, el público tenía que recordar a la salida al menos tres momentos inolvidables de la misma.

Yo no sé si este disco será inolvidable ni si conseguirán llegar a Latino América, como dicen que les gustaría. Desde luego si buscas evocar los momentos clásicos de Jah Macetas los encontrarás en canciones como “Me Vendiste tu Amor” o “Esperando el Amor”. Solo digo que desde que empecé a escucharlo, así como está hecho, suave y sin pretensiones, me cuesta mucho cambiar de disco y no me quito de la cabeza melodías como la de “Andar” o sobre todo la muy sentida “Entre tú y yo”, que en mi opinión podría convertirse en otro clásico de su repertorio, más allá de estilos o modas.

“Nuestro público de siempre es de Valencia y me imagino que lo acogerán como siempre, con cariño. En cuanto a la gente de fuera que no nos conozca tanto, pues mira, yo que sé, habrá discos mejores, pero este se deja escuchar bastante bien, no creo que desagrade…”. Sí, Payoh. No te preocupes. No batirá records de ventas, ni saldrá en TV, pero qué importa, no desagrada nada, nada, nada. Cada uno tiene su andar y el vuestro siempre sigue el camino recto.

CARLOS MONTY. ENERO 2014

Fotos: Kenny Ken y Reggae Valencia

Video exclusivo de su sitio fb Jah Macetas 3000: https://www.facebook.com/photo.php?v=249528055216070