Post

Capítulo 24: Marcus Garvey prophecy say. 1ª Parte

Posted on 4 Noviembre 2013 in General by lupo

Tod@s en la comunidad reggae conocen o deberían conocer la figura del Black Moses, el gran revolucionario panafricanista jamaicano que predicó que algún día un Rey Negro sería coronado para redimir a los pueblos africanos sobre la tierra, dando nacimiento a la leyenda rastafari de la Santísima Trinidad: Emmanuel-Selassie-Garvey, donde Emmanuel es su Dios negro, Selassie su Jesucrito en la Tierra y Garvey su profeta. Coincidiendo con el 25 Aniversario de la FOJA (Federación de Organizaciones Juveniles Africanas) de inspiración garveyita y cimarrona que se celebra los próximos 16 y 17 de Noviembre en Madrid, con un gran encuentro llamado Conferencia de la Juventud Afroeuropea, en la que se rendirá especial tributo al centenario de la visita de Marcus Garvey a España en 1913, ha llegado el momento de revisitar la figura del gran “Starliner” y de paso desmontar algunos tópicos y mentiras sobre su colosal figura. Así que, si lo desean, suban a bordo, Back-to-Africa!.

marcus-garvey1

NOTA DEL AUTOR.- Debido a la extensión del reportaje y la importancia del personaje he decidido editarlo en dos partes, que se publicarán con una separación de solo 15 días, pero anticipando el sumario de ambas para mantener la coherencia entre las mismas. Seguramente en la primera parte no encontréis tanto reggae y tanta Jamaica como en la segunda, pero sin estos apuntes, resulta imposible comprender su trascendencia todavía hoy.

SUMARIO PARTE 1:

MARCUS GARVEY: SINDICALISTA Y HOMBRE DE ACCIÓN

MARCUS GARVEY: EL FILÓSOFO NACIONALISTA Y EL FASCISMO

MARCUS GARVEY: EL BUSINESS MAN Y LA BLACK STAR LINE

SUMARIO PARTE 2:

MARCUS GARVEY: EL POLÍTICO Y LA TRAICIÓN

MARCUS GARVEY: JAMAICA Y LOS RASTAFARIS

MARCUS GARVEY: INFLUENCIAS EN EL NACIONALISMO NEGRO

TOP 10 RASTA TRIBUTE CLASSIC TUNES

1ª PARTE

MARCUS GARVEY: SINDICALISTA Y HOMBRE DE ACCIÓN

“Muchos son los llamados, pero pocos los elegidos”, reza la Biblia. Marcus Mosiah Garvey era sin duda uno de los elegidos desde su misma concepción. Nacido el 17 de Agosto de 1887 en la zona tradicional cimarrona del condado de St. Ann’s Bay (igual que Bob Marley casi 60 años después), aunque su madre, Sarah Jane Richards, beata baptista acabó imponiéndole el nombre bíblico (también conocido como el “Rey Benjamín”), su padre, descendiente cimarrón optaba por “Marcus Aurelius” en referencia a la figura del libertador romano, consciente de que “el Universo necesitaba de ellos”, según sus propias palabras. Tanto es así, que el Marcus Garvey ya adulto se presentaba así mismo en público en numerosas ocasiones como “Marco Aurelio”. Tal vez esa impronta de nacimiento ya presagiaba que, quien llegaría a convertirse en el gran Moisés negro que la historia nos ha legado, estaba reservado a una persona de acción y pensamiento, no solo a un mero estudioso acomodado negro de los que tanto abundaban a finales del Siglo XIX, sobre todo en USA tras la abolición de la esclavitud.

Garvey enseguida destaca en los estudios, especialmente en matemáticas, geografía e historia y oratoria, pero como negro de la plantación enseguida descubrirá sus límites bajo el yugo colonial en el que los jóvenes blancos estaban destinados a tareas de gobierno mientras los jóvenes negros estaban destinados exclusivamente a convertirse en peones y jornaleros. Con 14, su vecina y mejor amiga desde pequeño es enviada por sus padres blancos a Escocia con la prohibición de volver a ver o relacionarse con el joven Marcus, por la única razón de ser “negro”. Ahí toma consciencia de la realidad brutal del racismo y la segregación. Se dice que afirmó, muy religioso y solemne como era entonces: “God created all people equal, and to deny this was to insult God Almighty.”

“Garvey dejó la escuela en 1903. El final de su educación fue por la misma causa por la que los demás niños de Jamaica no podían obtener un continuado periodo escolar. La educación colonial era limitada. No se podían separar muy lejos de las habilidades de la plantación y de la mentalidad de la plantación. En la escuela a los estudiantes se les enseñaba a aceptar el gobierno británico y a amarlo. Había fotografías de los soberanos británicos en todas las escuelas, los niños cantaban el himno nacional y canciones británicas, y se les enseñaba a reverenciar al Gobernador de la Isla que representaba la corona británica.”

“Así que a través de la educación formal, los niños lograban saber más de Gran Bretaña que del Caribe o África. En este contexto socio-político, muchos negros consideraban la educación como una promoción social, con la posibilidad de un pequeño trabajo como clérigo en la administración colonial, enseñando, o una carrera como ministro religioso. Así y todo, en cualquier profesión que tuviese, la educación colonial era dirigida para inculcar subyugación. Un collar blanco que mantenía con temor y sumisión a los trabajadores de la plantación y a los de media jornada. El sistema colonial produjo un daño económico, político, social, cultural y psicológico en la gente colonizada, una alienación moral incalculable” (“Rastafari Speaks” Magazine 1997).

Fuera de la escuela, el joven Garvey se vuelve desconfiado frente a la escuela, la religión y las instituciones coloniales, así que se refugia en la imprenta de su abuelo Mr. Alfred Burrows donde aprende el negocio de impresor y sobre todo descubre su devoción por los libros, como vía de formación autodidacta y libre. 2 años después, al cumplir 18 emigra a Kingston en busca de un futuro mejor, y siempre en el gremio de impresores, con solo 20 años en 1.908 participa activamente en la gran huelga del sector, que acaba perdiendo. Como resultado, no solo pierde su empleo si no que es incluido en las listas negras del sector privado. Sorprendentemente consigue empleo en una imprenta del Gobierno, lo que le lleva al National Club de Jamaica en 1910, desde el que participa y coge experiencia en la impresión de periódicos y pasquines para la elección de otros candidatos políticos. Incluso edita un panfleto propio llamado “The Struggling Mass” lleno de autoafirmación racial.

Antes de marcharse a su célebre gira por Centro y Suramérica, el joven Garvey ha aprendido por tanto dos herramientas esenciales para su desarrollo posterior, que le diferencian de todos los nacionalistas negros de la época: el arte de imprimir y editar como instrumento de agitación y que ninguna lucha puede hacerse sin la participación de las masas, puesto que la nueva sociedad industrial que va emergiendo a pasos agigantados conforme los prodigios técnicos avanzan a primeros de siglo XX, se rige por los grandes movimientos de masas.

Su técnica de agitación de masas se desarrolla y perfecciona, conforme entre 1.910 y 1.912 viaja por Costa-Rica donde participa en las revueltas de los trabajadores portuarios contra la ominosa “United Fruit Company” en Puerto Limón, Panamá, Honduras, Nicaragua, Colombia, Venezuela, Ecuador, Perú y Chile. Es en ese periplo, enrolándose en periódicos locales como La Nación o La Prensa, o de controlador de tiempos de los porteadores y los trabajadores agrícolas, donde tras constatar que las misérrimas condiciones de vida en semi-esclavitud de los trabajadores negros eran similares en todas partes siempre al servicio de las grandes corporaciones blancas, que la “Plantación” como símbolo de opresión permanente, es igual en todas partes, donde sienta las bases de algunos de sus eslóganes políticos de mayor aceptación: “Africa para los Africanos” y “Unidad Negra Universal”.

Limn201020

LIBERTY HALL O BLACK STARLINER HALL EN PTO. LIMÓN (COSTA RICA)

 

Pero en 1.912 viaja a Londres, donde conoce al magnate egipcio de los negocios Dusé Mohamed Alí (ya sabéis pues, de dónde saca Cassius Clay su sobrenombre musulmán décadas más tarde). Y su influencia le aporta una perspectiva mundial a la hégira de su cruzada personal, y además le provee de otra de sus principales herramientas para conseguirla: la necesidad de contar con una clase empresarial propia y fuerte, enteramente negra, que garantice la independencia en el comercio del hombre negro, frente al dominio colonial blanco. Alí, nacido en Alejandría hijo de madre sudanesa y un oficial del ejército independentista egipcio muerto en combate contra los ingleses, había estudiado en Londres desde pequeño y luego convertido primero en actor y después en periodista en USA, giró por el mundo sin descanso, de forma que conocía por igual los entresijos del mundo capitalista y propagandista que estaba surgiendo, como la opresión y la dominación que los pueblos negros y orientales sufrían desde Latino-América a la India.

Tanto, que en 1.911 respondió públicamente al mismísimo Theodore Roosvelt quien encorajinaba a los ingleses para acabar por la fuerza de las armas con la continua sublevación egipcia. Como resultado de aquellos discursos, su libro “Land of the Pharoahs” alcanzó una controversia tal que fue invitado al Primer Congreso Universal de las Razas organizado en Londres aquel mismo año, donde conocerá a la entonces mega-estrella negra americana W.E.B. Du Bois y a John Eldred Taylor (activista de Sierra Leona que llegó a ser el representante internacional de la SPAO –Sociedad de los Pueblos originarios de Africa- asesinado en Nigeria en 1924).

Dusé Mohamed Alí

DUSÉ MOHAMED ALÍ

Cuando Garvey lo conoce en 1912, Alí y Taylor han fundado “The African Times and Orient Review (AT&OR)”, una revista con enfoque panafricanista y pan-orientalista que abarca el planeta entero, exhortando a la lucha común de negros, marrones y amarillos contra la dominación blanca y que en breve será prohibida por las autoridades británicas en Africa y en la India bajo la acusación de sedición. Pero Garvey comprende entonces no solo de la necesaria proyección universal de cualquier lucha racial, sino además de la necesidad de crear consorcios empresariales sólidos con que mantener sus iniciativas populistas, al estilo de que como, para financiar “AT&OR”, Alí y Taylor habían hecho con HE Casely Hayford, prominente empresario y periodista de Sierra Leona y seguidor del norteamericano Edward Wylmot Blyden, por entonces el más influyente africanista americano en West Africa.

Además en Londres, la por entonces célebre novela “Up from Slavery” del mago del Tuskegee Institute, Booker T. Washington, le hace girar su atención hacia las condiciones de los negros norteamericanos, donde por millones se hacinan los ex esclavos sin dirección una vez liberados, en la más evidente constatación de que la gran diáspora africana durante 400 años no había concluido con la prometida liberación, sino con más sometimiento y degradación. Eso le lleva a preguntarse furioso: “¿Dónde está el Gobierno del pueblo negro?. La identidad negra debe ser expresada a través de un Gobierno Negro, con Naciones Negras e Instituciones del Poder Negro”. La génesis de un imperialismo negro existencial que dominará su angustia vital y le granjerá no pocos enemigos tanto entre el sistema colonial blanco como entre los propios nacionalistas negros, sobre todo americanos.

                                              HE CASELY HAYFORD

HE CASELY HAYFORD

 

EDWARD WYLMOT BLYDEN

EDWARD WYLMOT BLYDEN

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

MARCUS GARVEY: EL FILÓSOFO NACIONALISTA Y EL FASCISMO

De vuelta en Kingston en 1914, Garvey no tiene tiempo que perder. En Julio funda en su propia casa del downtown de West Kingston con otros 14 miembros, la legendaria U.N.I.A. (Universal Negro Improvement Association) con su slogan fundacional “One God, One Aim, One Destiny”, que ya airea la proyección universalista de Garvey, y sus estatutos proclaman sus objetivos: la confraternidad de la raza negra, la emancipación de África de la dominación colonial,  el reconocimiento de Africa como nación negra y potencia mundial, hogar seguro para todos los negros del mundo, y como auténtica nación, con representantes diplomáticos por todo el mundo; además de reclamar instituciones educativas negras que promuevan la cultura negra y la promoción de la raza negra por doquier.

Pero en busca de apoyos, sobre todo financieros, tal y como había aprendido en Londres, pide carta de invitación a Booker T. Washington, quien aunque le responde favorablemente y se brinda a darle acogida, ha muerto cuando Garvey llega por fin a NYC en 1916.

BOOKER T WASHINGTON_jpg

BOOKER T WASHINGTON

Muerto Washington, lo que Garvey encuentra a su llegada a Harlem, entre el nacionalismo negro americano, no es más que hostilidad. Durante la 2ª mitad del Siglo XIX tras el fin de la esclavitud, el recién nacido nacionalismo negro USA se había movido entre el ensueño del “Back To Africa” de los liberales nepotistas Alexander Crummel y su club de refinados seguidores (el arzobispo negro Henry Turner, Martin Delany y el propio Edward W. Blyden), que confiaban en que el desarrollo de la “civilización” elevaría a las masas africanas de su atraso, pero para ello debían aplicarse los mismos valores en mundos separados, y el patriotismo integracionista de Booker T. Washington que propugnaba el mismo progreso material-capitalista como fuente de realización de las masas negras, pero sin necesidad de segregación, es decir dentro de una misma nación.

Naturalmente, esa mentalidad hacía desaparecer de la identidad negra lo que los filósofos alemanes (de enorme influencia intelectual en todo el mundo a finales del siglo XIX, incluidos Nietzsche y Karl Marx), habían identificado como “volk” (en inglés “folk”), es decir el espíritu colectivo de un pueblo, que se transmite mediante su acervo cultural como seña de identidad colectiva.

En oposición a esta élite negra que para 1.916 ya había caído en el olvido de un tiempo pasado, William E.B. Du Bois, de la burguesía negra del norte y nacido libre, académico de Harvard, muy influido por las escuelas alemanas de pensamiento, sobre todo los “Socialistas de Sofá” (Schmoller y Wagner, fundadores del pensamiento social-demócrata) y la Escuela de Leipzig, separa al pueblo negro de la civilization materialista, para apostar por la kultur africana, que distanciara a la raza negra de la civilización blanca, focalizando su propia esencia colectiva en la volkgeist (o acervo cultural de un pueblo) que él llama Negro Spiritual o Soul, convencido de la imposibilidad de fundar una patria negra en una Africa dominada por los colonialistas blancos y bajo sus reglas de progreso mercantilista.

Esta centralización del enfoque en la cuestión esencial de la raza sobre la que pivota todo su pensamiento, entronca con Garvey. En “El Alma de la Gente Negra” (1903) y “The Negro” (1915) su concepto de supremacía racial negra intrínseca a las propias cualidades de la raza, entendidas como algo dinámico y evolutivo, lo convierte en un “neo-gobiniano” ario pero al revés. Du Bois también hace propios conceptos como la “acumulación originaria o primitiva” de Marx aplicada a la esclavitud y la identificación del imperialismo capitalista como santo y seña de la civilización blanca de la que convenía por tanto separarse para combatirla, que están presentes en Garvey, pero que le lleva a priorizar la pureza racial antes que combatir la segregación, y con ello a coincidir con posturas eugenistas cercanas a las tesis nazis, hasta quedarse aislado y romper lazos con la NAACP en 1934.

W.E.B. DU BOIS

W.E.B. DU BOIS

 

La NAACP (National Association for the Advancement of Colored People) que había sido fundada en 1906 por el propio Du Bois formando parte del llamado “Niagara Movement” con otros 32 afroamericanos de elevada posición cultural y social, fue la primera y más extensa organización de derechos civiles en EE.UU. y aunque pronto integró a blancos y judíos, en una proclamación definitiva de su tendencia integracionista, fue el germen de lo que luego se bautizó como “The Call”, la llamada a la “eliminación de todas las barreras a la igualdad política, educativa, social y económica”.

Así que muerto Booker T. Washington y con Du Bois como protagonista hegemónico de la vanguardia intelectual negra americana, al frente incluso del llamado “Harlem Reinassance” fundado en 1915 y de inclinación marxista junto a escritores como Langston Hughes, Claude McKay y Countee Cullen, cuando Garvey llega a Harlem con su aspecto de paleto caribeño, sus estrategias de sindicalista bananero y su mercadeo de panfleto y megáfono al estilo aprendido en Hyde Park Corner de Londres, lo primero que recibe es el desprecio de sus refinados correligionarios de izquierdas, empezando por su aspecto tosco y gordo, totalmente alejado de las ensoñaciones elegíacas de Du Bois sobre el ideal regio y cuasi divino de la raza africana.

Pero aunque sindicalista, Garvey no toma como referente el marxismo ni está influido por los pensadores alemanes y la revolución bolchevique, ni por las conjeturas intelectuales y universitarias. Su realidad es global en cuanto parte de la liberación del pueblo negro de su opresión universal, pero no lo enfoca para cuestionar el capitalismo imperialista como volk de la civilización blanca, sino que utiliza sus armas en beneficio de su propia lucha. Y su lucha está centralizada en el conflicto entre razas y el adoctrinamiento de las masas negras, y desde luego no cabe en América. Y a fe que tiene éxito en conectar con las clases obreras negras en USA, que desde que funda la rama neoyorquina de la UNIA en Harlem en 1916 en solo 1 año de gira por la Unión ya ha conseguido delegaciones en al menos 38 Estados. Por eso, Du Bois y su élite se convertirán desde entonces en su enemigo más pertinaz.

“Algunos de nosotros creen que esta raza esclava de nosotros vivirá en Estados Unidos de América y en el futuro de nuevo nos convertiremos en los fabricantes de la ley para la raza blanca (nuestros esclavistas sesenta años atrás.) Nada de este tipo ha pasado en toda la historia de la humanidad. No hay ninguna instancia donde la raza esclava viviendo en la misma tierra (dentro de los mismos límites que la raza que los esclavizó y siendo en número menor que la raza de los esclavistas) haya todavía gobernado y mandado a los esclavistas. Esto nunca ha pasado en la historia, y nunca será en el futuro.

El espíritu escondido de América ha determinado que esto nunca será, sin preocuparse de nuestras esperanzas y promesas. Pero la historia tiene partes donde una raza de esclavos a través de la evolución, a través del progreso, se ha elevado a hacia las alturas donde ellos gobiernan y dominan aquellos quienes una vez los esclavizaron; pero esa raza de esclavos siempre tiene que dirigirse hacia otras regiones (normalmente la tierra nativa) y allí, apartados de aquellos que una vez los esclavizaron, desarrollan un poder por sí mismo, una fuerza por sí mismo, y en máximo desarrollo de esa fuerza, y de ese poder, ellos, como otros, han hecho conquistas, y las conquistas algunas veces les permite esclavizar aquellos que una vez los esclavizaron.

Por eso estimular la idea de que algún día los Negros se elevarán hacia lo más alto en la administración de este gobierno blanco, es solo estimular una esperanza vana.
La única cosa sabia para nosotros hacer, como Negros ambiciosos, es organizar el mundo más allá, y construir para la raza una poderosa nación para nosotros mismos en África. Y esta raza de nosotros que no puede tener reconocimiento y respeto en la tierra donde una vez fuimos esclavizados; usando nuestras habilidades, poder y genio, puede desarrollar para nosotros en otra tierra y en otra región una nación propia, y ser capaz de mandar de regreso desde esa nación – esa nación nativa- hacia la tierra donde una vez fuimos esclavos, representativos de nuestra raza, que puede tener el mayor respeto como cualquier embajador de otra región del mundo”
(Garvey Speech. “Rastafari Speaks” Magazine. 1997)

 

Marcus_Garvey_1924-08-05

GARVEY EN LA REDACCION DE “THE NEGRO WORLD”

Aunque Garvey escribe su obra de cabecera “African Fundamantalism” en la cárcel de Atlanta entre 1925 y 1927, y su filosofía ha sido encapsulada a través de sus muchos discursos públicos y editoriales, especialmente en su publicación insignia “The Negro World”, un magazine semanal en color fundado en Harlem en 1.917, del que llegaron a imprimirse 65.000 unidades en su época de esplendor, algunos de ellos recogidos después en el muy divulgado (incluso en castellano) “Filosofía y Opiniones de Marcus Garvey” por su 2ª esposa Amy-Jacques Garvey (fallecida en 1.973); su planteamiento excluyente entre las razas le llevó a posiciones extremadamente polémicas que lo estigmatizaron definitivamente como radical peligroso.

El razonamiento principal en el conflicto interracial era que si el siglo XX iba a estar presidido por la lucha entre naciones (la 1ª Guerra Mundial acababa de producirse y las tensiones fronterizas entre pueblos se sucedían por todos los confines), la raza negra también debía volverse imperial apropiándose de los medios de producción por medio de sus propios empresarios, para poder competir con las razas e imperios más fuertes. Si la óptica capitalista blanca era que la explotación económica es más barata y eficiente que el exterminio, adoctrinando a los negros para que se creyeran inservibles para tareas más elevadas que las manuales al servicio de la industria blanca, la forma de combatirlo era la pureza racial, el adoctrinamiento de masas y la separación entre razas en igualdad de condiciones.

Ello le lleva a empatizar con la figura de Mussolini hasta la invasión de Etiopía en Diciembre de 1934 en cuanto a su adoctrinamiento  de masas, e incluso con la posición de Hitler frente a los judíos en los que encarnaba la maldad del mundo capitalista-mercantilista imperante, hasta el punto de reunirse con el Gran Dragón del KKK en Junio de 1922 y otros supremacistas blancos desde entonces, ante el escándalo del integracionismo del NAACP y el Harlem Reinassance.

¿Quiere esto decir que el garveyismo en cuanto proclama la segregación racial y la preeminencia natural de la raza negra por medio de su imperialismo frente a otras razas tiene naturaleza fascista, como le acusan los think-tanks de las Universidades americanas todavía hoy, o por el contrario, estas afinidades no tienen mayor relevancia que la de un periodo histórico donde la reafirmación identitaria ha de realizarse necesariamente en un contexto de enfrentamiento entre bloques, en el que la pureza racial es el clavo ardiendo al que agarrarse frente al desmoronamiento del viejo sistema colonial blanco y el mestizaje racial que propugna el nuevo mercantilismo, para no perder el “volk” originario, demandando su espacio natural hasta ahora negado en el concierto de los hombres?.

Preguntado sobre sus aparentes simpatías con Mussolini en Nueva York, Garvey contestó que su movimiento no imitaba a los Camisas Negras sino al revés: “Cuando nosotros teníamos 100.000 hombres y estábamos entrenando niños, Mussolini era un desconocido”.

Así, también afirmaba: “El mundo de ahora ha alcanzado la etapa en donde la humanidad está realmente en caminos separados. Es una pregunta de “EL HOMBRE HACIA SI MISMO”. El reajuste político del mundo significa que aquellos quienes no estén lo suficientemente capaces, ni estén lo suficientemente preparados, estarán a la merced de las clases organizadas por otros cien o doscientos años” o “El mundo debe saber que no puede retener a 400.000.000 de negros por siempre. Siempre hay un punto determinante en el destino de cada raza, cada nación, de todas las personas, y nosotros estamos ahora en el punto determinante del Negro, donde hemos cambiado de la antigua sumisión débil, y nos transformamos en hombres desarrollados completamente, demandando nuestra porción como HOMBRES.”. La Historia le ha dado la razón en ambos casos.

MARCUS GARVEY: EL BUSINESS MAN Y LA BLACK STAR LINE

Aunque en Garvey, política y negocios eran difíciles de distinguir, dejaremos para la 2ª parte su papel como político, y nos centraremos ahora en sus movidos años en Harlem y EE.UU.

De acuerdo con “The Negro’s Greatest Enemy”, uno de sus escasos relatos autobiográficos, escrito durante su encarcelamiento en la reclusión neoyorquina de Tombs Prison y publicado en la revista “Current History” en Septiembre de 1923, cuando al llegar a Harlem en 1916 y conocer de cerca a los que se autoproclamaban líderes de la comunidad negra, comprendió que solo se trataba de meros oportunistas que carecían de un programa real de actuación y que solo vivían del cuento a costa de mantener a los negros pobres en la oscuridad. Supo entonces que esos políticos e intelectuales negros serían un problema casi mayor que la policía del hombre blanco. Y no se equivocaba, pero eso no le detuvo.

Fiel a sus enseñanzas de organización de masas, propagandística y financiera, inmediatamente reclutó entre 800 y 1.000 seguidores solo en Harlem, diezmada instantáneamente por los políticos locales, al punto de tener que ser reconstruida hasta dos veces más. Cada vez que la organización era desmantelada los políticos se quedaban con los libros de registro, el dinero y las propiedades, así que como estrategia para la supervivencia y  utilizando como estandarte imparable su periódico semanal “The Negro World”, la UNIA funda en paralelo “The Negro Factories Corporation”, una cadena de negocios asociados que incluía fruterías, restaurantes, una lavandería, una sastrería y por supuesto una editorial. Pero es “The Negro World” con páginas en español y en francés para poder ser divulgado en Centro-América y el Caribe, el que desde sus páginas socorre la verdadera financiación de la organización mediante abundantes donaciones postales.

Al punto de que en 1919, la organización cuenta ya con al menos 2 millones de seguidores, cuando comienza su más ambicioso programa, la “Black Star Line Steamship Corp.”  con la que garantizar la definitiva independencia del comercio negro en su organización. Mediante cupones en “The Negro World” todos los lectores podían acceder a la compra de acciones en la Black Star Line y asegurarse un pasaje en la proyectada campaña “Back to Africa”. El impacto fue instantáneo, desde el momento en que se divulgó que cuatro barcos habían sido adquiridos o donados a la nueva empresa desde Delawere, y que el primero de ellos, el Yarmouth había hecho dos viajes a Costa Rica y el Caribe. Cientos de miles de dólares empezaron a llegar a la UNIA en Nueva York,  la organización cogió prestigio, la prensa blanca aireó a los cuatro vientos la novedosa iniciativa y el nombre de Garvey y su movimiento del Back To Africa se hizo famoso y polémico en los cinco Continentes. En 1920 los seguidores se habían multiplicado por dos y alcanzaban los 4 millones, con sedes no solo en USA sino en 6 países más.

barco y homenaje

 

Pero los celos y envidias del resto de líderes negros locales no habían disminuido, todo lo contrario. Utilizando la Oficina del Fiscal del Distrito del Condado de Nueva York, para sacarlo del juego, le pusieron encima al Ayudante del Fiscal Edwin P. Kilroy, quien no cesó de hostigar a Garvey y su organización, hasta que harto Garvey le dedicó uno de sus incendiarios editoriales, que le costó la cárcel durante unas semanas bajo la acusación de libelo. El hostigamiento extremo llegó al punto de que Garvey sufrió un atentado en su propia Oficina del número 56 de la West 135St. por un pistolero que se identificó como enviado por Kilroy, y que le condujo al hospital con heridas de bala en una pierna y en el cuero cabelludo.

En paralelo, otro recién llegado a la alta política de infausto recuerdo, John Edgard Hoover, nombrado Jefe del recién constituido F.B.I. pone en marcha el mismo año 1.919 el programa federal de contraespionaje COINTELPRO, y como imaginaréis las continuas quejas de la competencia contra Garvey, lo colocan desde el inicio, como uno de sus objetivos prioritarios. Aunque sin pruebas definitivas hasta 1.922 cuando se produce formalmente la acusación de fraude postal que acabará definitivamente con Garvey en la cárcel a partir de 1.925 y deportado 3 años después, Garvey acusa a sus enemigos políticos y a los líderes negros de haber destruido su organización de forma planificada desde años atrás, mediante la incitación a la corrupción de sus empleados, el robo y saqueo continuo de sus oficinas, y el sabotaje en los puertos y alta mar de sus embarcaciones, además de la continua corrupción policial y judicial que lo acosa. En Diciembre de 1.921 la Black Star Line se encuentra en bancarrota y los bienes y propiedades de la UNIA son confiscados a partir de 1.922 para pagar muchas de las demandas presentadas por los inversores. El glorioso movimiento del Back To Africa, tan publicitado en 1.919, nunca llega a ponerse en marcha y muchos de sus seguidores quedan completamente desilusionados con su detención. En 1925 es condenado a 5 años de prisión en Atlanta, hasta que en 1927 el Presidente Calvin Coolidge revisó su condena y la sustituyó por la deportación a su Jamaica natal.

Atrás había quedado el sueño de aquella gran 1ª Convención Internacional de Negros (como llamaba él al Primer Congreso de la UNIA) con más de 25.000 delegados venidos de todas partes del mundo, incluidos representantes de 25 países africanos, para asistir a su discurso inaugural en el Madison Square Garden el 1 de agosto de 1.920, donde se efectuaría la Declaración de Derechos del Hombre Negro, sería instituido Primer Presidente Provisional de Africa y se consolidarían los colores de la bandera panafricanista oficial, Rojo, Verde y Negro, a la que cantaran Steel Pulse en su legendario “Rally Round” añadiéndole el amarillo:

“Rally round the flag,

Rally round the red, gold, black, and green.

Marcus say, Marcus say, Red for the blood that flowed like a river

Marcus say, Marcus say, Green for the land, Africa

Marcus say, Marcus say, Yellow for the gold that they stole

Marcus say, Marcus say, Black from the people they looted from…

 

CONTINUARÁ…

 

CARLOS MONTY. NOVIEMBRE 2013

 

 

 

 

Fuentes:

–   Marcus Garvey & UNIA Papers Project: http://www.international.ucla.edu/africa/mgpp/

–   La idea de decadencia en la Historia Occidental – Arthur Herman (Ed. Andrés Bello)

–   Filosofía y Opiniones de Marcus Garvey – Amy Jacques Garvey:

http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/bf/Filosofia_y_opiniones_Profeta_Marcus_Mosiah_Garvey.pdf

–   Rastafari Speaks: http://www.leondecobre.webs.com/MarcusGarvey.htm

–   The Dread Library: http://debate.uvm.edu/dreadlibrary/winnick.html

–   Costa Rica y Puerto Limón: http://andferblog.blogspot.com.es/2008/02/marcus-garvey-o-el-moiss-negro-en-costa.html