Post

Capítulo 16: S.O.S. Jamaica

Posted on 18 abril 2012 in General by ACR Crew

No te preguntes que puede hacer Jamaica por ti, preguntate que puedes hacer tu por Jamaica.

Terminé asqueado con la sucia campaña de la FELGTB para boicotear la gira de Sizzla por Europa y la incomprensión general sobre la supuesta homofobia de los jamaicanos. Para colmo, había acabado una vez más con mis existencias de Appleton, así que decidí volver a los orígenes. Como los pioneros a finales de los 50, me refugié en Nueva Orleans buscando la inspiración de mis paraísos perdidos, gracias a la fantástica serie de la HBO “Treme” (con los guionistas y muchos de los actores de “The Wire”). No hay nada como un espejo, aunque sea tan criollo, para ver la realidad caribeña, y de pronto, lo entendí. No somos nosotros los que podemos imponerles cómo deben cambiar, sólo podemos aspirar a entender y ayudarles a entender sin imponer nuestras convicciones.

Así que después de una indigestión de gumbo caliente, cangrejos picantes y cerveza Dixie hasta vomitar en Bourbon St., como en el juego de la oca, paso de una ciudad de los mil pecados a otra, de una forma de maravillosa bohemia luchando por sobrevivir tras la especulación que dejó el Katrina, a otra que no ha conocido más forma de vida que la lucha diaria por la supervivencia: West Kingston.

Y una vez allí, me pregunto: ¿si tanto me gusta la cultura del reggae, tantos valores universales y de redención me transmite más allá de la tergiversación interesada de Babilonia, qué puedo hacer para devolver algo del amor y la felicidad que me han dado a lo largo de los años? ¿Por qué siempre que vamos a Jamaica, es para sacar algo de ellos y nunca para dejar algo allí que ayude a la lucha por sobrevivir, que tanto nos conmueve desde que Marley cantara “A hungry mob is an angry mob” y Clinton Fearon (Gladiators) entonara aquello de “The rich man buy the poor man’s life”.

Así que le pregunto a April Mills, una activista inglesa afincada en España desde hace muchos años, y representante para Europa de la organización humanitaria local Trenchtown Reading Centre, vinculada con la Asociación canadiense de Bibliotecas British Columbia (BCLA), cómo llegó a dar el paso de involucrarse activamente en algo tan gastado como la solidaridad militante, cuando nadie aquí, por muchas rastas que lleve, parece atreverse a darlo y me revela:

“Mi madre amaba a Jamaica y su gente y se ponía siempre a la defensa de los inmigrantes cuando oía comentarios ignorantes y racistas. Soy de Bristol, la ola de inmigración caribeña empezó allí y el racismo fue terrible.

Bristol, además, es una ciudad que estuvo muy involucrada en el comercio de esclavos. Los armadores de barcos mercantes y propietarios de terrenos en el Caribe tuvieron su base principal en Bristol. De su puerto salían los barcos hacia África y allí entraban las mercancías del Caribe producidas por los esclavos.

Mi madre me enseñaba las casas señoriales del centro de la ciudad y decía “todo esto fue construido con el sufrimiento y la sangre de los esclavos”. Leímos muchos libros sobre la esclavitud así que desde joven sentí una compasión o empatía especial hacia el sufrimiento de Jamaica. Sé que son historias de hace varios siglos, pero yo viví la llegada de los descendentes de estos esclavos a mi ciudad y siento una vergüenza muy grande por la manera que fueron recibidos por mi pueblo.

Todas estas cosas me influyeron, pero más que nada siento que ha sido el reggae y su mensaje lo que más me ha motivado a actuar. Hay letras de canciones que te llegan el alma: “el hombre pobre que no tiene para comer no puede comprender porque el rico no le ve”.

El contacto con el TRC surgió por casualidad. Estaba escuchando un reggae podcast, “House of Reggae” y al final de su playlist había un enlace a la web de TRC. No había ninguna información o comentario, sólo el enlace. Decidí mirarlo porque el día anterior había conversado con un amigo sobre los problemas de los guetos y la necesidad de la alfabetización y educación para conseguir su progreso. Life is one big road with lots of signs. Creo que es importante seguir las señales que se presentan en la vida.  Y si la vida te tira una pelota la tienes que coger.”

Curiosa filosofía de vida, pero realmente valiente para el hedonismo generalizado en el que vivimos instalados en Babilonia. Uno siempre tiende a pensar que las ONGs están tan desprestigiadas a este lado como al otro del charco, así que total, para que mojarse si luego tu esfuerzo no va a llegar a quien se lo diriges. Además y teniendo en cuenta el slogan “Rasta not Politic”, parece difícil creer que en la propia Isla, pueda existir una actividad solidaria independiente de los políticos y sus Dons, pero April, sobre el terreno, y no desde tu pantalla o tu sound-system europeo, tiene otra opinión:

“Desde el punto de visto del gueto, toda ayuda es recibida con los brazos abiertos. Hay casos de dinero mal gastado o desaprovechado, pero veo que la actitud del pueblo es: “algo es mejor que nada”. Por ejemplo, recientemente una organización ha financiado la reparación de varios muros y vallas de las calles en Trench Town, mientras las viviendas están en tan mal estado que se derrumban encima de sus habitantes. De todas formas, la comunidad está muy agradecida por los trabajos hechos y son pocos los que cuestionan o critican.

La acción humanitaria es algo que toca la vida de todo jamaicano. Todos los que tienen ingresos tienen a gente, familiares, vecinos mayores, amigos, a quienes dan ayuda. Si no fuese así medio país se moriría de hambre. En mi opinión es un país acostumbrado a dar y recibir y la acción humanitaria no está tan desprestigiada como aquí. Es apreciada.

Me gustaría añadir aquí que el Trench Town Reading Centre es una iniciativa secular (muchas organizaciones en JA están relacionadas con la Iglesia) y nunca ha tenido afiliación o conexión con ningún partido político. Su independencia de estos tipos de relaciones ha sido desde su fundación uno de los principios fundamentales del proyecto“.

La sencillez de April Mills, como la de los vecinos agradecidos de Trenchtown, acaba de dejarme sin coartadas egoístas. De todas formas, como ella dice, Babilonia también existe en Jamaica, y si no, podéis preguntárselo a Lawman Lynch, conocido defensor local de los derechos de la infancia y la juventud en la Isla. A través de la fundación que lleva su nombre, se puso al frente de las críticas públicas a la forma en que el ejército del PM Bruce Golding arrasó Tivoli Gardens y aledaños en Mayo de 2010 para cumplir con la extradición ordenada por la DEA del don dadda, Christopher “Dudus” Coke, con el resultado de 73 muertos oficiales, montones de heridos y cientos de casas arrasadas o allanadas.

Sólo un día después de pedir la dimisión del PM en el programa Direct de la televisión jamaicana CVM, su coche fue incendiado a la puerta de su casa, lo que le hizo temer tanto por su seguridad que se vio obligado a pedir asilo político temporal en USA. El escándalo alcanzó tal magnitud que el concierto Music For Life previamente programado solo unas semanas después para lanzar su fundación, estuvo a punto de no celebrarse, y artistas asegurados como Etana, Beenie & Bounty o Ding Dong, prefirieron retirarse para no significarse en contra del JLP, aunque felizmente otros como sobre todo Yellowman, apostaron tan fuerte por esta autoafirmación humanitaria local que incluso pusieron dinero de su bolsillo para pagar el vídeo promocional. Así que, la actividad humanitaria en JA no está exenta de las presiones de la política de garrisons y exigencia de fidelidad tradicional de partidos políticos tan caníbales como los de la Isla.

Tratando de superar las diferencias entre ricos y pobres, PNP o JLP, uptown contra downtown, otras reconocidas figuras de la cultura jamaicana trabajan sobre el terreno para llevar un poco de aliento a miles y miles de críos y jóvenes abandonados a su suerte en las calles del infierno del downtown de Kingston. Además de decenas de ONGs extranjeras o promovidas por jamaicanos instalados en la diáspora por todo el mundo, en las que la ayuda a la infancia es una prioridad obsesiva pero muy justificada (Help Jamaica-Education for a change! y su proyecto en Cassava inspirado por el TRC, ICF, los británicos SJF), probablemente la figura local involucrada en proyectos de desarrollo infantil como éstos, más apreciada en la Isla, sea la de Shaggy con su fundación MADF (Make a Difference Foundation) que cada año en Navidades, con sus conciertos benéficos Shaggy & Friends, repletos de figuras consagradas, consigue recaudar del siempre distante y ultra-capitalista uptown, decenas de miles de dólares invertidos en levantar escuelas y hospitales en los guetos. Cualquiera podría pensar, conociendo como las Fundaciones en América sirven para lavar dinero, evadir impuestos y obtener beneficios promocionales, que en el gueto esas iniciativas de músicos famosos son vistas como una impostura. Pero de nuevo April Mills desmonta nuestro escepticismo cínico e interesado.

“Sin duda Shaggy es la figura más respetada en este ámbito. Sus esfuerzos son consistentes, de gran escala y reciben mucha publicidad. Por lo que he visto, el pueblo está encantado con las colaboraciones de artistas y hay poco o nada de cinismo con respecto a los intereses promocionales que existan.

En Trench Town, cada febrero, hay una semana de festejos para el cumpleaños de Bob Marley, culminando con un tremendo concierto con muchos artistas grandes incluyendo algunos de los hijos Marley (frente al TT Culture Yard de la 1st St). En 2011 el evento fue patrocinado por una empresa de teléfonos móviles. Encima de la cara de Bob Marley, en azul neón, pusieron un enorme cartel de “Digicel” (normalmente allí dice One Love) y durante toda la noche MC’s salían a la escenario para hacer publicidad de la empresa, regalando minutos gratis a los primeros que mandaron sms… fue un disparate! Digicel tomó el protagonismo sobre Bob Marley, el día de su cumpleaños, en Trench Town. Yo estaba horrorizada, pero no hubo ninguna queja de la comunidad ni enojo con la familia Marley por haber firmado este acuerdo con Digicel. La familia Marley es adorada en Trench Town y la gente esta muy agradecida, pese a lo poco que aporta al barrio.

También hay otros artistas que han colaborado mucho, aunque yo solo sé de Trench Town: Sugar Minott & Alton Ellis fueron activos en su apoyo. Ahora Chinna, Carl Brown (de Boys Town) y Blakka Ellis (actor y sobrino de Alton) son los que más colaboran. De los Marley es Stephen quien más conexión tiene con Trench Town.”

Con todo, y más en estos tiempos de crisis, hacer que la gente comprometida con la causa de la cultura jamaicana pase del rol de mero consumidor pasivo de música y merchandising a otro de militancia activa, sigue siendo sumamente difícil, como sabe bien April por su experiencia de difusión año tras año en el Rototom:

“Principalmente trabajo con Roslyn Ellison, la directora, en la búsqueda de fondos para mantener el Centro en marcha. No recibe ninguna financiación del estado y muy poca ayuda  proviene del sector privado jamaicano. Tenemos que encontrar alrededor de 20,000€ anuales para la financiación básica del Centro. Parece poco dinero pero no es nada fácil encontrarlo.

Veo que es muy difícil motivar a una persona para que tome un papel activo en este respeto. Es la primera vez que he trabajado en la recaudación de fondos para una ONG y por desgracia me ha sorprendido ver que la mayoría no está muy abierta a dar o colaborar.

Muchas personas se ponen en contacto para felicitarnos sobre el proyecto pero no ofrecen ninguna colaboración o donativo. Yo no llego a entender esta reacción. Todos podemos encontrar 5€ para ayudar a un proyecto que nos interesa lo suficiente como para escribir a la organización, ¿no?

Cuando empecé con TRC busqué por internet información y consejo sobre la recaudación de fondos y me acuerdo muy bien de una frase que decía “no esperes que la gente vaya a compartir tu pasión por el proyecto”.  Es así. Pienso que la mejor manera de motivar es por tu propio ejemplo. Ahora que tenemos más personas colaborando aquí en España, dando ejemplo, esperamos que esto vaya a traer cada vez más gente y así nuestra fuerza conjunta crecerá.

En eventos como Rototom trato de demostrar las dificultades de la vida en el gueto para un joven, la marginalización, la pobreza, el crimen y la violencia, la falta de educación y oportunidad. Luego trato de enseñar lo imprescindible que es el TRC para los chicos de Trench Town, como está cambiando vidas, realmente mejorando las posibilidades de muchos jóvenes y a la vez dándoles un lugar donde se sienten valorados y felices. Yo puedo informar a la gente y demostrar mi propio entusiasmo, luego la motivación para actuar tiene que salir de cada uno.

Sé que hay mucha desconfianza en las organizaciones y como gastan el dinero, así que también trato de dejar saber que no solo un porcentaje de un donativo llega, TODO llega. No como organizaciones más grandes, no perdemos absolutamente nada en costes administrativos o de gestión. Estos servicios están realizados por voluntarios. Tampoco tenemos una oficina para mantener y no gastamos nada en publicidad. 100% del dinero recaudado va al Centro, hasta el punto que siempre nos ponemos en contacto con los donantes para confirmarles la recepción de su dinero y agradecérselo”.

Así funcionan las cadenas de apoyo mutuo. Parece claro que hace mucho llegó el momento de menos hablar,  y más actuar, y que hay mucha más gente involucrada en la cultura jamaicana, que en España ya ha empezado a hacer algo por Jamaica en un modelo claro de acción humanitaria frente al que no se puede mirar para otro lado:

“Promociono el Centro por internet y en eventos, buscando a posibles sponsors y más gente con ganas de colaborar. Produzco los artículos de merchandising y ayudo a Roslyn en todo que pueda, tratando de hacer su carga un poco más ligera. En Rototom tenemos un stand donde mostramos información sobre Trench Town y el Centro y recaudamos dinero vendiendo nuestras camisetas, chapitas y mixtape.

Este año en Ibiza tenemos a Pedro Morcillo de Vybz Station colaborando en sus eventos en las Dalias. Promocionan el Centro y venden nuestro merchandising. El 19 de junio hacen un gran evento benéfico. En Mallorca están haciendo lo mismo Xarlee Green y Cris Calderon de Greenpoint Sound. Chalice Store en Madrid está vendiendo nuestras camisetas y mixtape en su tienda y por internet. Don Fe de Jah Catalyst (Murcia) ha sido siempre un gran apoyo y nos produjo la mixtape con la colaboración de General Levy, Joseph Cotton, Yakunde, Prince Jamo, Ras Cricket, El Bib & Profecy, Pato Ranking, Cheguesara y Zafayah & Root Souljah (Bulgaria). En Salamanca tenemos un evento en abril con la colaboración de estudiantes y DJ’s de allí.

Así que en España estamos empezando a unir una fuerza e invitamos a todos que se junten con nosotros. Somos amantes de la música consciente y tenemos que actuar como personas conscientes y devolver algo de amor a Jamaica. Lo merece. ¿No?”

Así es la cosa, muchos otros ya han empezado, y la necesidad de ayuda no espera. Así que sea en la organización de April o en la que te decidas, la pregunta es: ¿Qué estás dispuesto a hacer tú por Jamaica?.

Carlos Monty. Abril 2012

Contactos (solo organizaciones laicas):

Trench Town Reading Centre (desde España).

Donaciones:
www.trenchtownreadingcentre.com vía Paypal o Tarjeta de Crédito
reading_centre@hotmail.com vía Paypal.
www.jnht.com desde JA
www.savejamaicafund.org.uk desde UK
www.jamaicans.com desde JA

 

Comentarios Facebook:

4 Comments for this entry
Carlos Monty
19 abril 2012
16:40

19 Me Gusta en menos de un dia y ni un solo comentario?. Uyy, que raro!

Pingback: Reggae.es » S.O.S Jamaica

JahDani
24 abril 2012
14:15

Y a que viene ese comienzo soltanto tiritos una vez mas a los homosexuales? esta muy bien lo que cuentas y tal pero nose… a veces esto parece el “telecinco del reggae” soys un medio mas y evidentemente tratais la informacion como mejor creeis pero colega….siempre tiritos que dejais caer…vais dejando mensaje negativo… luego los pesaditos son los otros… venga coño!! no podias haber contado lo mismo ahorrandote eso? piensalo, no lo digo a malas, es critica constructiva…

blablabla
24 abril 2012
23:48

muy bien pero parece que usted se preocupa demasiado de lo que está lejos, mire a ver porque aqui la cosa esta seria ya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>